Arturo Daudén Ibáñez es el tercer colegiado que más partidos ha dirigido en la historia de la Primera División. Internacional, además, entre 1998 y 2005.

Creo que puede ser muy interesante escuchar la opinión de un árbitro. Y no sólo en relación a una jugada en concreto, que tan de moda se ha puesto en los últimos años… Sólo espero que hayamos encontrado las preguntas adecuadas.

Escuché una vez que “Al futbol se juega con la parte más indómita del cuerpo” y me gustó. El error es protagonista. Jugadores, entrenadores y arbitros se equivocan (se sabe a toro pasado casi siempre). Lo que sucede es que de nuestro querido deporte parece que sabe cualquiera y juzga el que menos sabe y digo “juzga”, no “opina”. Se sentencia con ligereza. El árbitro es malo, el jugador es un paquete y el entrenador les hace jugar mal. Es el peaje por ser deporte de masas.

Por eso teníamos tantas ganas de traer a un experto, un profesional, uno de los que más sabe de arbitraje en nuestro país.

Una vez retirado del arbitraje, ¿a qué se dedica? ¿Algo relacionado con el fútbol?
Realizo labores de I+D+i, dirigiendo proyectos europeos relacionados con el Medio Ambiente.

¿Cómo ha compaginado su labor de árbitro con su profesión de biólogo?
En la etapa de Primera División e Internacional, con mucha dificultad. Viajes, entrenamientos, concentraciones, partidos internacionales. Requiere mucho esfuerzo y pierdes momentos de dedicación a la familia.

Su blog ¿como surge? ¿Qué pretende?
Siempre había pensado en escribir un blog y no lo había hecho por la pereza de escribir. Fue una propuesta de Alberto Vargas, periodista de zoomnews.es. Tanto el planteamiento como el estilo del periódico digital me gustó. Escribo con total libertad sin profundizar demasiado en el análisis de jugadas. Pretendo que resulte didáctico y entretenido.

Vamos a entrar un poco en materia. Es una gran oportunidad y hay curiosidad por entender al árbitro, sus motivaciones…

El tema de la vocación; muchos niños suenan con ser goleadores, algunos pocos, con ser porteros… ¿por qué uno decide ser árbitro? ¿Les suele gustar jugar o no tiene por qué?
Tenía 16 años, jugaba en el equipo del Instituto de Teruel. Me encantaba jugar al fútbol, pero mis cualidades eran …digamos que no era un crack. Coincidí en la residencia de estudiantes con un grupo de amigos, que arbitraban…así empezó todo. Arbitrando los fines de semana y con las becas conseguí pagarme los estudios y me siento orgulloso de ello.

Respecto a los inicios… Arbitrar con la presión de primera o el riesgo de un pequeño estadio de tercera. ¿Qué es peor?
La gran dificultad es convivir con la presión, con la responsabilidad de la Primera División. Se vive sometido a un análisis agobiante. Nunca me impresionó el riesgo de los campos de regional, aunque desgraciadamente he tenido incidentes como todos.

¿Cómo se ve un partido desde el punto de vista del árbitro? ¿Hay algo de espectador? ¿Se valoran golazos, regates… o no hay tiempo?
Cuando estás arbitrando, por la velocidad con que se producen las jugadas es difícil, pero sí captas las jugadas, digamos especiales, controles, pases, regates, disparos. También se percibe cuando un equipo está volcado al ataque, sale muy rápido al contraataque o realiza mucha presión. En TV intento disfrutar del fútbol y simultáneamente vas valorando las decisiones del árbitro, resulta inevitable.

Dígame pues 3 jugadores que le hayan impresionado en el campo
Mauro Silva. Todo un caballero en el terreno de juego con la labor del árbitro. Incansable en el centro del campo.
Zidane. Por sus controles, por su elegancia en el juego.
Ronaldo (Nazario de Lima). Por su velocidad y eficacia en el remate. Otro Caballero del fútbol.

¿Y el jugador más pesado protestando?
Fernando Hierro, un jugador muy difícil para arbitrar. Xavi, a veces es un poco pesado, pero siempre lo hace de forma bastante correcta. Uno de los jugadores más inteligentes que he conocido. También lo considero un caballero del fútbol.

Los jugadores se comportan disciplinariamente peor en la Liga que en Champions o con sus selecciones ¿Por qué?
Saben que las sanciones disciplinarias son mucho más contundentes. La UEFA y FIFA no se andan con tonterías, y perderse un partido tiene mayor transcendencia.

Conocen a los jugadores, sus “tendencias”. ¿Puede esto suponer algún tipo de prejuicio a la hora de pitar según a quien?
Es bueno conocerlos, te permite en ocasiones prevenir actitudes, prestar más atención a alguno de ellos, en definitiva ejercer un mejor control.

¿Qué opina de la posibilidad de que arbitraran colegiados extranjeros en la competición doméstica?
No tiene sentido. Estoy convencido que el nivel de arbitraje bajaría. No se está valorando la dificultad de la liga española y la capacidad de los árbitros españoles. Por ejemplo los árbitros ingleses irían muy perdidos, por la picaresca del fútbol latino.

¿Qué país le parece el mejor para ejercer la profesión de árbitro y qué deberíamos aprender de ellos?
Inglaterra. La Premier. Debemos aprender el respeto que sienten jugadores y aficionados por la labor del árbitro.

Sí, los futbolistas que juegan allí también lo suelen comentar. ¿Cuál es el futuro del arbitraje en este país?
Creo que el nivel es bueno y en las categorías inferiores como 2ª B, hay grandes árbitros. Se debe avanzar mucho más en la educación deportiva y respeto al árbitro. Eso hay que hacerlo en el fútbol base.

Ahora, una cuestión que necesito sacarme de dentro… No entiendo lo de no sacar una tarjeta por ser la primera, por ser la segunda, por no estropear un partido… Entiendo que el que lo estropea es el jugador provocándola, no el árbitro, cuya responsabilidad es arbitrar, no es responsable de lo que hagan los jugadores. No sé por qué el árbitro se ve en la obligación de no “reventar los partidos”. ¿Podría ayudarme?
Son conceptos de los medios de comunicación, que por repetición se han instaurado. A los medios les interesa la venta del espectáculo, sin profundizar en que se deben cumplir las reglas.

La distancia en las barreras en España no se cumple, ¿Qué le parece el uso del spray?.
Lo veo innecesario. Los árbitros deben hacerla cumplir, es su responsabilidad.

¿Qué cambiaría del reglamento?
Más que las reglas de juego, cambiaría el reglamento disciplinario. En mi opinión debería ser mucho más contundente con la violencia. Reduciría de 5 a 3 el número de tarjetas amarilla para cumplir sanción, probablemente se sacarían menos tarjetas y el comportamiento de los jugadores sería mucho más deportivo. Ya es así a nivel internacional y funciona muy bien. Y por supuesto, el Comité de Competición debería actuar de oficio ante acciones violentas y de simulación. También introduciría la sanción económica a aquellas declaraciones en los medios de comunicación o redes sociales de directivos, equipo técnico o jugadores que supongan una conducta inadecuada, por ejemplo cuestionar la imparcialidad de los árbitros. The Football Association ya lo tiene perfectamente establecido en la Premier, recientemente han sancionado a Alex Ferguson con 14.000€ por criticar la actuación de un árbitro asistente. Bastaría con copiar el modelo. Bajaría el nivel de agresividad verbal.

En el fútbol: entrenadores, jugadores y público faltan al respeto al árbitro. Se asume como normal y se justifica con que se “está a muchas pulsaciones”. En otros deportes no pasa. ¿Por qué? ¿Cómo solucionarlo?
Lo triste es precisamente que se asume como “normal”, como un derecho adquirido con el tiempo. Pone en evidencia la falta de cultura deportiva y falta de respeto hacia quien intenta simplemente que se cumplan las reglas para poder jugar. Es cuestión de fomentar el respeto a nivel de fútbol base, plantear programas a muy largo plazo.

Ahí la prensa podría jugar un papel importante, ¿qué opinión tiene sobre la relación de la prensa con los árbitros y la presión que ésta pueda ejercer sobre ellos?
Mientras la prensa, entendida como los grandes medios, no cambie su actitud de valorar únicamente el error va a ser muy difícil de mejorar. Sin embargo, creo que un acercamiento al aficionado de la labor del árbitro, de quiénes son, qué hacen, cómo entrenan, a través de los medios, podría favorecer la imagen del aficionado hacia el árbitro. La presión es brutal, pero es algo que debe superar el árbitro.

¿Qué piensa cuando oye hablar de “villaratos” y campañas mediáticas?
Son campañas infundadas, que dan mucho juego mediático, es decir, permite vender mucho más. A base de repetirlas hay mucha gente que se lo llega a creer, pero quién no debería entrar en este juego son los equipos, por que se estarían auto-engañando. Yo les llamo las conspiraciones fantasmas.

Después de las jornadas de liga parece que hay más tiempo dedicado a las jugadas polémicas que a los goles. Jugadas con las que siempre habíamos convivido mejor o peor; con momentos puntuales en partidos concretos, sí, pero sin más. ¿Por qué ahora tanto bombo? Incluso se intentan modificar, desvirtuar imágenes…
La polémica, el morbo, el error vende muy bien y el interés económico prevalece sobre todo lo demás. Nos falta cultura deportiva y saber disfrutar de la esencia del fútbol. Modificar imágenes es sencillamente manipulación, nada tiene que ver con periodismo o información.

Podemos aclarar el tema de las manos. Que si voluntaria, amarilla o no, pegada al cuerpo… nadie lo tiene claro. ¿Se podría simplificar?
Se trata de una acción compleja, difícil de valorar, por eso está generando tanta polémica. La intencionalidad es muy difícil de valorar, y por lo tanto hay que interpretarla a partir de indicios o efectos, como puede ser el cortar un centro al área saltando con los brazos abiertos. En mi opinión la tarjeta amarilla se debería reservar únicamente para aquellas que no suponen ningún tipo de duda.

¿En qué ayudan los árbitros de portería al árbitro principal?
Pues no lo sé, porque no he vivido la experiencia, pero estoy en contra de esta medida. Fue un “capricho” de Platiní, creyendo que iba a conseguir el arbitraje perfecto en las áreas. En mi opinión la mejora no ha sido significativa.

¿Qué opinión le merece el “rearbitrar” partidos en base al uso de repeticiones en monitores?
No tiene sentido. Lo que se ve en TV no es la realidad del terreno de juego y muchos menos esas jugadas que generan dudas u opiniones divergentes. Pero una vez más la polémica y la venta del error tienen éxito.

Muchas gracias árbitro, ha sido un gran placer poder charlar con usted. Compartirlo con la gente de RB resultará muy interesante, seguro.