Barça 17-18: el moderno “5”

Hoy comenzamos en Rondo Blaugrana una serie de artículos acerca de la planificación del Barcelona Lassa 2017-2018. Aprovechando que la Euroliga ha acabado para los culés y que todavía restan jornadas para los Playoffs ACB nos parece buen momento para pensar en el futuro y jugar a ser Rodrigo De la Fuente o Nacho Rodríguez, que a buen seguro ya están perfilando el que será el nuevo proyecto. Para hacerlo más específico analizaremos posición por posición, reflexionando sobre lo que hay actualmente en plantilla y de qué modo se puede mejorar, incluyendo nombres y apellidos.

Empezamos por una posición problemática, la del pívot. El baloncesto es un deporte cambiante que a lo largo de los años ha evolucionado. Los bases no tienen que ser buenos directores de juego, los escoltas con frecuencia son los primeros generadores, los aleros pisan mucho más el perímetro que la pintura, los cuatros muchas veces tiran más de tres puntos en lugar de dos y los pívots cada vez se mueven más lejos de su zona.

Bartzokas, que hacía unos meses había destrozado al Barça de Pascual con dos interiores móviles y de buena mano (Singleton y Randolph), no se encontró en Barcelona nada parecido. Si el poderío interior de su Lokomotiv se asentaba en las figuras de los dos americanos en Olympiacos construyó su zona cargando el peso ofensivo en el “4 “(Printezis) y dejando el “5” para centers más físicos (Dorsey o Hines), pero en el Palau no se encontró ni una cosa ni la otra, pues Lawal estaba lesionado y Dorsey ya no era Dorsey, así que se vio forzado a edificar su zona con Ante Tomic, en el que no cree, al menos como protagonista.

¿Qué tiene hoy el Barça? La plantilla actual cuenta con cuatro pívots, de los cuales ninguno tiene garantizado su futuro:

– Shane Lawal: Llegó como solución a la ausencia de un pívot físico el año del naufragio de la pareja Tomic-Pleiss, pero a las dudas acerca de su nivel se sumaron dos graves lesiones que han arruinado cualquier posibilidad de triunfar en el Barcelona. Acaba contrato y no seguirá.

– Vitor Faverani: Llegó procedente de UCAM Murcia para cubrir la baja de Dorsey, pero su irregular rendimiento y sus ya conocidos problemas físicos invitan a pensar que el Barça no ejercerá la opción de renovación que tiene sobre él. Sólo un buen final de temporada, la salida de Tomic o un problema de cupos importante le podrían mantener en el equipo.

– Moussa Diagne: El Barça le repescó de Fuenlabrada para completar la pintura con un jugador físico. Pese a algunas elogiables actuaciones ha evidenciado que todavía está muy verde para el primer nivel y que seguir en el sur de Madrid le hubiera venido mejor, pero su actitud desde su vuelta es irreprochable. Si no hay un crecimiento imparable de aquí a final de temporada lo mejor sería otra cesión para no cortar su progresión.

– Ante Tomic: El caso más delicado. Tiene un año más de contrato con un salario importante, así que su continuidad depende de muchos factores. Del próximo entrenador, de su propia voluntad por buscar una salida o de las ofertas que pueda tener si el Barça no cuenta con él. Su rendimiento siempre ha sido puesto en duda, y si bien siempre se dice que hay que exigirle como al que más por su sueldo no se repite tanto que casi siempre es el que mejor rinde. Desde hace 3 temporadas ha estado solo ante el peligro en la pintura y, sobre todo en Euroliga, se ha notado que necesita ayuda.

Así pues, la posición de center es la que puede vivir una mayor renovación junto a la del “3”, y para hacerlo con éxito lo mejor es aprender de lo que los grandes equipos han hecho estos últimos años o incluso aplicar la fórmula que al propio Barça le ha dado resultado, es decir, jugadores de nivel, roles definidos y complementarios. Parece claro que la nueva Euroliga no permite competir con sólo dos pívots, así que lo deseable es configurar un roster con tres jugadores que puedan emplearse en la posición de “5”, cubriendo todos los roles posibles.

PERFILES

EL PÍVOT FÍSICO

Desde la marcha de Fran Vázquez ningún fichaje ha cubierto esta necesidad, a todas luces clave en cualquier equipo campeón (Hines, Udoh, Dunston, Slaughter, Hunter, Tyus…). Sólo Dorsey en su primera etapa cumplió con su cometido, pero con una desventaja evidente respecto al resto mencionados, su limitadísimo repertorio ofensivo y los tiros libres. Parece claro que esta figura será el primer objetivo en la pintura. Nombres.

– Bryant Dunston: Es el primer nombre que viene a la cabeza. Pese a que Efes ya le ha presentado una suculenta oferta de renovación el americano todavía no ha firmado y el Barça, que ya le ha tenido en la mira anteriormente, seguro que lo tiene muy presente pese a que en mayo cumplirá 31 años. No vamos a descubrir ahora al ex de Olympiacos, un “5” nada alto (2.03), extraordinario defensor y aunque su rango de tiro no es amplio sí es muy eficaz, sobre todo ejecutando pick and roll (formó con Spanoulis una sociedad letal) y teniendo un porcentaje desde la personal muy digno (67.3% en esta Euroliga). Sus puntos provienen de mates, alley oops o rebotes ofensivos gracias a su exuberancia física. El americano además ya ha estado a las órdenes de Georgios Bartzokas, aunque no sabemos si esto sería un punto a favor o en contra viendo cómo acabó el griego en El Pireo (tampoco sabemos cómo acabará aquí).

– Khem Birch: Olympiacos tiene la opción de ampliar su compromiso por un año más, y viendo que Patric Young no termina de alcanzar el nivel que se le presuponía cuando se le fichó es difícil que los griegos no se queden con Birch. Hablamos de un jugador netamente defensivo que, al igual que Dunston, suma en situaciones de clara definición porque no tiene talento para tirar. A favor del canadiense juega su edad, que en septiembre cumplirá 26 años, por lo que su margen de mejora es mayor. Contra: ocuparía plaza de extracomunitario.

– Michael Eric: Ya sonó hace meses para sustituir a Joey Dorsey, pero finalmente no se concretó, así que ahora podremos saber con más exactitud si realmente el Barça veía en el nigeriano algo más que un temporero. Tiene firmado un 1+1 con Bilbao Basket. 2.10 y con pasaporte Cotonou, Eric es otro pívot con gran capacidad atlética pero nuevamente con recursos ofensivos escasos.

– Alex Tyus: También tiene un contrato 1+1 en Galatasaray, pero conocida la inestabilidad del club otomano no es descartable que acabe saliendo de Estambul. A sus 29 años está realizando quizá la mejor temporada de su carrera en Europa, siendo el segundo máximo taponador de Euroliga sólo por detrás de Udoh y tirando con muy buenos porcentajes (68.8 % en tiros de campo en Euroliga). Porque este es el rasgo que diferencia al ex de Maccabi o Efes de los otros tres candidatos, su rango de tiro, pues él sí es capaz de tirar de manera efectiva desde 4-5 metros. Además tiene pasaporte israelí.

EL PÍVOT CLÁSICO

Ya en la temporada 2009-2010, tras la Euroliga y la inesperada derrota en ACB ante Baskonia, el Barça trabajó en completar su plantilla con un perfil que faltaba en su ya de por sí potente juego interior, el de un pívot para jugar cerca del aro. N’Dong parecía no bastar y se fichó a una apuesta de presente y futuro como Kosta Perovic, que no triunfó. El entrenador entonces era Xavi Pascual, que sí apostaba por este tipo de pívots, pero el próximo Barça no se sabe si se diseñará con esta figura o no. Si es así el mejor fichaje esta en casa, Ante Tomic, que en lo suyo es probablemente el mejor. Si al margen de lo puramente deportivo se busca su salida las opciones son limitadas:

– Artsiom Parakhouski: El jugador bielorruso de Unics Kazan está llamando la atención de muchos equipos europeos por su buena temporada y a sus 29 años busca su gran contrato como agente libre. Si CSKA tuviera interés es de suponer que ya lo tendría fichado, así que el abanico de opciones se abre. Hablamos de un 2.11 que rebotea muy bien en el aro ajeno y con un tiro interesante desde 4-5 metros. No es un jugador explosivo, por lo que en defensa no es sobresaliente, aunque sólo por envergadura intimida, siendo el tercer máximo taponador de Euroliga. Una duda razonable tiene que ver con la siempre compleja adaptación de los jugadores rusos o postsoviéticos lejos de sus países.

– Walter Tavares: Su enorme tamaño le convierten en un jugador tan singular que hace que sea casi imposible incluirlo en un perfil más o menos cerrado. El caboverdiano está pasando sin pena ni gloria por la NBA, acaba contrato y la lógica dice que volverá a Europa. ¿Tiene nivel para un grande europeo? Todo lo que produce en defensa y en ataque proviene de sus 2.20. Finaliza con facilidad cerca del aro por altura y tapona por intimidación, pero le faltan recursos ofensivos más allá de esas jugadas “fáciles” y agilidad para defender mejor sin cargarse de faltas. Sonó también hace meses, pero tampoco daría un salto de calidad como para prescindir de Tomic.

EL 4 Y MEDIO

Aquí incluiremos ese híbrido de jugador que pulula entre las dos posiciones interiores, con físico para jugar desde el center y muñeca para salir más allá de la zona y ser una amenaza de tiro. David Andersen fue un exponente de nivel en su día, Lorbek podía pasar por ese perfil y más tarde Lampe fue otro intento por encontrar ese tipo de jugador. Con Samardo Samuels se pretendía algo así con matices, pero sus características le empujaban al “5” claramente. Se trata de una figura cada vez más importante para abrir defensas cuando juega de pívot y para asegurar el rebote cuando lo hace de “4” sin dejar de suponer una amenaza. Esa figura en la plantilla no existe y si se quiere habrá que buscarla fuera. Las opciones más ambiciosas son:

– Chris Singleton: El norteamericano de Panathinaikos fue junto a Randolph y Delaney otro de los verdugos del último Barça de Xavi Pascual, a las órdenes de Bartzokas. Jugador intenso en todos los aspectos, Singleton es capaz de jugar cerca del aro, pero además tiene una muñeca temible desde cualquier distancia, por lo que sería precisamente junto al recién renovado jugador del Real Madrid el gran exponente de 4-5 o 5-4 en el viejo continente. Tiene firmado en el OAKA un contrato de 1+1, por lo que si la opción de ampliar recae en los del trébol no dudarán, pues tiene muchas dudas en el juego interior. Kenny Gabriel posiblemente no renueve, Bourousis está rindiendo por debajo de lo esperado y James Gist acaba contrato este verano, así que la gran certeza a la que puede agarrarse Xavi Pascual en la pintura es Chris Singleton.

– Joffrey Lauvergne: Van ya unos cuantos años seguidos en los que los grandes equipos de Europa tienen subrayado el nombre del francés, pues aquí sería un jugador diferencial. Con 2.10 de altura el ex de Valencia puede sumar en los dos puestos porque es completísimo. No es un 10 en nada, pero un 8 en casi todo. Por poner un pero respecto a Singleton hay que mencionar su tiro de 3, faceta en la que cada vez se prodiga más pero en la que todavía no ha alcanzado regularidad. Tras no asentarse ni en Denver ni Oklahoma acabará su contrato en los Bulls, donde ahora ha empezado a sumar algún minuto más por la lesión de Felicio. Su salario no llega a los dos millones de dólares, y aunque es previsible que tenga ofertas está por ver qué precio le pone a su continuidad en USA y si algún equipo europeo puede ponérselo difícil para que se piense su regreso. Tiene 25 años y todavía tiempo para volver, así que no parece utópico que pudiera firmar un contrato corto en Europa, realizar un gran año y aspirar a algo más en la NBA. Económicamente sería un fichaje muy ambicioso y, por características, el rol y la continuidad de Tomic se verían muy en entredicho.

– Donatas Motiejunas: El jugador lituano ya sonó para regresar a Europa antes de fichar por los Pelicans tras un culebrón extraordinario con los Rockets, firmando hasta final de año por el mínimo con los de New Orleans, donde juega 13.4 minutos por partido. En Luisiana tiene por delante a, nada más y nada menos, que Anthony Davis y DeMarcus Cousins, así que realmente de puntos van sobrados. Porque Motiejunas es un jugador netamente ofensivo que en FIBA por condiciones podría ser una auténtica masacre para los rivales. Suma en casi todas las situaciones de ataque por sus movimientos cerca del aro y porque también puede encestar desde fuera. Si su físico se lo permite hablamos de quizá el jugador más desequilibrante que se pueda fichar para el juego interior, sin embargo es difícil que no encuentre equipo en la NBA este verano, y además ha demostrado sobradamente que es su máxima prioridad. No obstante, si hubiera una posibilidad entre mil de que vuelva a Europa habría que aprovecharla.

– Mike Muscala: El jugador de los Hawks acaba contrato en Atlanta y el Barça debería estar atento a un posible regreso a Europa, donde ya se destapó en Obradoiro. Es verdad que está jugando más que ningún otro año, pero si no encuentra un buen contrato y minutos puede pensarse ser un jugador importante en contendientes a Euroliga. Es otro jugador completo que ha ganado madurez en la NBA, lo que unido a sus características ya conocidas le convierten en un candidato ideal. Muy buena coordinación de movimientos pese a su tamaño y un cada vez mejor tiro de 3, distancia desde la que tira más y mejor que antes, con un 38% en triples este año.

– Ben Bentil: No le han salido nada bien los experimentos a De la Fuente, pero el jugador ghanés es otra opción más que interesante procedente de Estados Unidos. No encuentra hueco en la NBA y tras pasar por la D-League y China jugar en Europa podría ser un buen escaparate. Se trata de un ala-pívot con buenos movimientos para jugar cerca del aro. Si bien su físico no le ha bastado en USA en Europa sí podría valerle para pasar por el este perfil. Ofensivamente es un jugador completo que puede crearse sus propias canastas anotar desde dentro y desde fuera. Por contra deja que desear en el juego colectivo y defensivamente tiene mucha mejora. Siempre es arriesgado apostar por jugadores provenientes de otro baloncesto que han de aprender otra forma de jugar, pero Bentil podría merecer la pena.

– Kevin Seraphin: Si como contaron algunos medios el francés estuvo cerca de recalar en el Barça este pasado verano y no se hizo por lentitud sería para darse cabezazos contra la pared. Luego firmó dos años con Indiana por 1.8 millones de dólares por temporada pero apenas está jugando, así que si fuera cortado sería un objetivo interesante. Mucho más “5” que “4”, sí, pero tiene mano para salir a 4-5 metros y anotar. Físicamente poderoso en Europa debería ser un jugador que también sume en el aspecto defensivo.

Esto es sólo una pequeña recopilación de los diferentes perfiles y nombres que la secretaría técnica del Barcelona puede manejar en función de las intenciones, del presupuesto, del entrenador y del modelo de juego que se trate de implantar. Cuando se habla de planificar hay que mirar en un contexto global pero también particular, y en el marco de nuestra liga el rival directo posee un juego interior completísimo y de gran nivel, por lo que para competir con ellos hay que empezar por fichar jugadores que puedan hacer frente a semejante arsenal. Y acertar, por fin.