Barça 17-18: una duda razonable

Si hay alguna posición que ha simbolizado la decadencia del Barcelona estos últimos años esa ha sido la de ala-pívot. El Palau ha pasado de ver a Fucka, Ilyasova, Andersen, Morris o Lorbek a CJ Wallace, Nachbar, Doellman o Claver. Es una de las muchas razones que explican el descenso de nivel de la plantilla desde hace varias temporadas. Si bien la reducción presupuestaria parece evidente también es justo reconocer que las dos grandes apuestas en la posición han resultado notorios fracasos. La merecida y millonaria renovación de Lorbek resultó un fiasco y el prometedor fichaje de Doellman sólo se puede calificar de decepcionante.

Si comparamos lo que tiene el Barcelona en plantilla con otros equipos es notorio que se podría mejorar. Los grandes equipos de Europa se pasean con Randolph, Vesely, Printezis, Vorontsevich, Gist o Shengelia, realidades frente a casi “melones por abrir” en el equipo blaugrana. Sin embargo, desde la dirección deportiva se ha de hacer una reflexión profunda sobre las prioridades de este próximo mercado estival. ¿Qué posiciones han de ser las primeras en ser reforzadas? Y en este caso concreto, ¿qué lugar ocupa la del “4”?

El Barça cuenta con tres jugadores para ocupar esta posición:

– Justin Doellman: El “Capitán América” llegó como fichaje estrella, pero no ha cumplido las expectativas, entre otras cosas porque quizá esperamos demasiado de él. Ha demostrado que es un gran anotador, pero lo ha hecho muy a rachas y con una contraprestación defensiva y competitiva muy visible. Renovarle fue una decisión conservadora, pero al menos se guardó la opción de cortarle al término de la temporada, que es lo que con total seguridad ocurrirá.

– Alexander Vezenkov: El búlgaro es el único triunfador de una temporada aciaga y se ha ganado la confianza para ser un jugador importante en la nueva temporada. Y eso que el equipo colectivamente le ha dado muy poco, cada punto de valoración lo ha conseguido con acierto y esfuerzo. Quedará por ver qué papel le concede el entrenador de turno y cómo de capaz será él de evolucionar en su juego más allá de su fantástica muñeca desde el perímetro. Tiene que convertirse en un jugador más consistente en la zona, pero por potencial es el jugador más ilusionante del proyecto.

– Víctor Claver: No era fácil su papel en el club después del montante de su fichaje por el Barça y la imagen de “agitatoallas” que se tenía de él en España, y todo ello unido al pobre funcionamiento colectivo del equipo, así como su indefinición como “3” o “4”, han hecho de la temporada del valenciano una decepción. No obstante, su continuidad en el club está garantizada porque es una gran apuesta de la sección y el cupo de más recorrido en el equipo, así que se le concede el beneficio de la duda y se ha de seguir contando con él para un puesto relevante en el equipo, no un rol para el que no está capacitado y que se le parece exigir por el traspaso, pues eso no es achacable a él.

Así pues, el Barcelona tiene dos activos garantizados en esta posición, cosa que no sucede en ninguna otra de la pista. Dos jugadores perfectamente complementarios, en plenas facultades físicas y con gran margen de mejora respecto a lo ofrecido en la presente temporada. Claver viene demostrando que el mejor jugador que lleva dentro juega de “4” y no de “3”, así que la planificación de este puesto pasa por tres opciones: apostar decididamente por ellos dos y completar la rotación con un 4-5 o un alero que pueda hacer las veces de ala-pívot; repetir el experimento de este año fichando otro “4” y que Claver alterne ambas posiciones aunque partiendo del “3”, confiando en una mayor suerte en las lesiones; fichar otro “4” independientemente de los aleros y contar con tres hombres partiendo de la posición.

En cualquier caso, la opción de fichar un ala-pívot pasa por una gran oportunidad de mercado que dé un salto de calidad importante en el puesto. Fichar por fichar con las numerosas necesidades que tiene el equipo no merece la pena, así que de llegar un fichaje sólo se concibe que sea un gran jugador. Por ejemplo:

– Nicolo Melli: El jugador italiano de 26 años se ha destapado como uno de los jugadores más destacados de la Euroliga, acaba contrato y media Europa se va a pelear por él. Buena mano (47% en tiros de tres), potente defensor y reboteador, intenso en las dos canastas, buena visión y, en definitiva, un “4” muy completo que te asegura gran competitividad en cada minuto que pasa en cancha. El Real Madrid le tenía en mente si Randolph se marchaba (habrá que ver si insisten tras la retirada de Nocioni) y Fenerbahce a punto estuvo de cerrar su fichaje hace unos meses, lo cual da una idea de los términos en los que se puede mover su operación. Pese a que se ha rumoreado que varios equipos NBA le siguen la pista Melli ninguno tiene sus derechos y tampoco es de esperar una propuesta formal, así que el italiano es la mejor opción para el puesto de “4” si hay interés en reforzar la posición.

– Derrick Brown: El norteamericano de Anadolu Efes también acaba contrato. Hablamos de un gran atleta que basa su juego en la superioridad que le genera su explosividad frente a la mayoría de los adversarios, sumando desde cualquier zona del ataque y pudiendo fabricarse sus propias canastas. Su sentido colectivo del juego es mejorable, pero en defensa es capaz de sumar gracias una vez más a su físico. Brown es todo lo que no son Claver y Vezenkov, un jugador capaz de valerse por sí mismo, por lo que serían perfectamente complementarios. Efes, que está haciendo un buen final de Euroliga y en Turquía disputa un mano a mano con Fenerbahce, parece que empieza a encontrar el camino para ser un equipo competitivo al mando de Perasovic, así que seguro que querrán darle continuidad al proyecto, y eso pasa por las renovaciones de los dos jugadores más importantes, es decir, la pareja Dunston-Brown. Ahora mismo Efes como proyecto le puede ofrecer más garantías que el Barça, y posiblemente también más dinero.

– James Gist: Absoluta debilidad del que escribe este texto. Tras varios meses fuera por lesión Xavi Pascual lo ha recuperado y su equipo lo ha ganado todo desde entonces (Real Madrid, EA7, Baskonia y CSKA), lo que da buena cuenta de lo vital que es en el OAKA. Llegó a Atenas tras su fallido paso por Málaga y allí ha encontrado su lugar. Además, los atenienses no le dieron la espalda tras su positivo por marihuana, por lo que PAO y Gist han formado una sociedad perfecta. Así pues, es complicado que no acabe renovando porque es un jugador que se adapta perfectamente a lo que pide Xavi Pascual, es decir, defensa, intensidad, lectura del juego etc. Es verdad que este año está tirando de tres peor que nunca, pero sería un “4” con un juego muy complementario al de Claver o Vezenkov.

– Luigi Datome: Bien podría entrar en el puesto de alero. El transalpino aterrizó en Estambul en 2015 para ser uno de los referentes de Fenerbahce, pero no ha terminado de romper y su papel en el equipo ha quedado relegado a un segundo plano, por debajo de los Dixon, Bogdanovic, Udoh o Vesely. Es verdad que esta segunda temporada todo el conjunto otomano está peor, pero tampoco en la primera terminó de cumplir las expectativas, dando por momentos la sensación de que el equipo funciona mejor con Kalinic y Vesely-Udoh dentro. Una de las razones es su indefinición como jugador, entre alero y ala-pívot. Le falta rebote, fuerza e intensidad para jugar por dentro y algo de explosividad y velocidad para hacerlo por fuera, así que da la sensación de que en cualquiera de las dos posiciones puede descompensar al equipo. Y es aquí donde debería entrar el entrenador y sus sistemas, porque aparentemente el italiano podría formar una sociedad interesantísima con Claver, partiendo uno del “3” y otro del “4”, pues sus movimientos parecen muy complementarios. Las virtudes de uno equilibran los defectos del otro. Datome sería el tipo de jugador por el que podría merecer la pena mandar a Claver al puesto de alero. ¿A qué coste querrá renovarle Obradovic? Acaba contrato y habrá que ver si el serbio iguala su actual ficha, aunque todo dependerá de qué jugadores puedan encontrar en el mercado. Pase lo que pase de aquí a final de temporada Fenerbahce va a tener que hacer dos o tres fichajes importantes, pues perderá casi seguro a Bogdanovic y Antic y es posible que también a Udoh si tiene oferta NBA, así que igual no se pueden permitir el lujo de dejar escapar también al italiano. Su segunda vuelta de Euroliga ha sido mucho mejor, pero una inoportuna lesión le ha dejado fuera del equipo.

Hay otros dos grandes jugadores que acaban contrato, pero por sus trayectorias se entiende que no saldrán de sus equipos y acabarán renovando. Hablamos de Georgios Printezis y Andrei Vorontsevich. El griego lo es todo en Olympiacos, ya está en los 32 años, hace dos ya rechazó un ofertón de CSKA y además ni él ni nadie le ve lejos de Vassilis Spanoulis. El caso del ruso es más claro si cabe. Lleva toda su carrera allí, juega en el vigente campeón, es vital para Itoudis y sólo cabe esperar que firme el gran contrato de su carrera.

No es fácil predecir qué van a hacer Rodrigo De la Fuente y Nacho Rodríguez porque hay argumentos para fichar y también para no fichar un ala-pívot. Si se firma a alguien ha de ser para mejorar sustancialmente y de rendimiento inmediato, lo que por otra parte necesariamente va a restar minutos a Claver y Vezenkov, que de este modo no podrán demostrar todo el potencial que pueden dar como pareja de “4”. En cualquier caso la gestión de esta posición demostrará la ambición del club, pues ahí varios muy buenos jugadores en el mercado, y la fe en lo que tienen en plantilla.