Quinta victoria consecutiva del Barça en su pelea por la Liga. Los de Luis Enrique van cumpliendo su parte a la espera del anhelado pinchazo del Real Madrid. Saltó la sorpresa al conocer la alineación titular, y es que fue Lucas Digne el elegido para ocupar el lateral izquierdo en detrimento de un Jordi Alba que, por lo que parece ha dejado de ser imprescindible para Luis Enrique y que se ha visto envuelto además en las últimas fechas en rumores sobre su continuidad en el club. El resto del equipo fue el esperado, formando de nuevo con el 4-3-3 más tradicional, ahora que parece olvidado el sistema con tres defensas.

El encuentro comenzó con un ritmo muy bajo, el Villarreal formaba con un 4-4-2 muy claro, y defendiendo bastante atrás, lo que si bien permitía al Barça llegar con relativa comodidad hasta el balcón del área castellonense, evidenciaba los problemas de creación de juego que el centro del campo está mostrando esta temporada. El juego era excesivamente lento y sólo cuando el balón llegaba a pies de Neymar el Camp Nou se despertaba del letargo, el brasileño se encuentra en un gran estado de forma y mostró durante el partido todo un catálogo de fintas y regates que desquiciaron a Mario Gaspar y al resto de defensas del Villarreal. En el minuto 21, un Messi que hasta entonces no había aparecido disparó con la zurda, golpeando el balón en un defensa castellonense y cayendo a los pies de Neymar que con un sutil toque con el pie derecho marcaba el primer gol de la tarde.

Sin embargo apenas 10 minutos después aprovechaba el Villarreal un error de la zaga culé, Piqué y Umtiti en su afán por adelantar la línea, se excedieron en su propósito y dejaron a su espalda una inmensa pradera verde para que un velocista como Bakambú aprovechara un pase al hueco de Soldado y se plantara delante de Ter Stegen para marcar el gol del empate. Pudo hacer más el meta alemán, a quien la jugada sorprendió demasiado cerca de su portería. La jugada hizo que el portero azulgrana se mostrara inseguro en las salidas el resto del partido, faceta en la que no suele fallar.

Antes del descanso se produjeron dos jugadas clave para desarrollo del encuentro, primero un cabezazo de Soldado salió rozando el palo llevando la zozobra a las gradas del Camp Nou, y a continuación, en la última jugada de la primera parte Messi recogió el balón frontal del área, y en una jugada infinidad de veces vista por el aficionado culé, mientras sorteaba rivales iba buscando el sitio ideal para rematar. Con algo de fortuna, el balón lo desvió Mario, el disparo del rosarino acabó en el fondo de la portería de Andrés Fernández.

En el segundo tiempo el Barça encontró más espacios, el Villarreal acuciado por el marcador se estiró más y eso ante el Barça de la MSN es letal, varias arrancadas de Messi desde el centro del campo acabaron con pases filtrados a Suárez y a Neymar, aunque el brasileño no estuvo del todo afortunado en la definición. Y si el segundo gol se produjo tras una jugada muchas veces vista en el Camp Nou, el tercero se produjo tras otra que empieza a ser habitual, una gran cabalgada de Sergi Roberto que atravesó el terreno de juego para entregar el balón a Luis Suárez, que tras un gran quiebro batió a Andrés Fernández y trajo la calma a la grada.

Los últimos minutos sirvieron para que Neymar dejara un sombrero sobre la línea de fondo tras evitar que el balón se perdiera, una jugada para guardar en la videoteca y que resultó efectiva a la vez que preciosista, ya que la jugada derivó en un penalti por manos de Jaume Costa tras un disparo de Suárez. Para el lanzamiento del penalti Leo Messi no podía dejar un gol normal tras la jugada virtuosa de Neymar, así que Leo decidió que su gol 504 fuera un Panenka.

En definitiva, un partido menos, el Barça hizo que lo que debía, ganar y cumplir con su cometido de sumar todos los puntos posibles a la espera de que el Real Madrid tropiece. Un Barça que sin practicar un gran juego, tiene la mejor delantera del mundo y en partidos como este, se nota. Nada menos que 101 goles con los 4 marcados al Villarreal, suma el magnífico tridente culé esta temporada

No podemos terminar sin destacar el merecido homenaje que rindió el Camp Nou antes de iniciar el partido a Carles Naval, el histórico delegado barcelonista cumplía 30 años en el cargo, con la friolera de 2.517 partidos. Durante su estancia en el vestuario, el equipo barcelonista ha conquistado 57 títulos, aunque recordará especialmente la primera Copa de Europa ganada en Wembley ese mítico 20 de mayo de 1992, no en vano fue el encargado de dormir con la primera orejona lograda por el Fútbol Club Barcelona. Desde Rondo Blaugrana nos sumamos a la felicitación a Carles Naval y le deseamos que vuelva a dormir pronto con una Copa de Europa.

LAS NOTAS.

Ter Stegen (4). En el gol del Villarreal debió estar más adelantado, la jugada le hizo dudar y después tuvo un par de salidas desafortunadas.

Sergi Roberto (7). Una cabalgada que ya es marca registrada del de Reus fue decisiva en el 3-1 que rompió el partido. Se perderá el partido de Las Palmas por acumulación de tarjetas.

Piqué (5). Lento en el gol del Villarreal, no fue su mejor partido, sufrió para parar a los delanteros rivales.

Umtiti (6). Al igual que a Piqué, Bakambú le puso en problemas.

Digne (6). Fue la sorpresa en la alineación y no desentonó, doblando a Neymar constantemente, le faltó precisión en el último pase.

Busquets (6). Buen primer tiempo pero muy fallón en el segundo, perdiendo balones en zonas peligrosas.

Rakitic (5). Desubicado y fallón, vuelve a encontrarse en una posición indefinida con la banda derecha desocupada.

Iniesta (5). No está en buen tono físico y se le nota, poco creativo, estuvo correcto, sin más.

Messi (8). Tardó en aparecer, pero cuando lo hizo fue letal, recogiendo el balón en el centro del campo surtió de balones a sus compañeros de ataque e hizo un doblete. Precioso Panenka.

Luis Suárez (7). Luchador y trabajador, marcó el tercer gol tras un gran regate y provocó el penalti del cuarto.

Neymar (9). Puso la magia sobre el campo, estaba inspirado y lo dejó claro, para el recuerdo un sombrero sobre la línea de fondo en la jugada previa al penalti. El mejor del partido.

Jordi Alba (-). Entró por Digne, y apenas intervino.

Mascherano (-). Sustituyó al amonestado Sergi Roberto en el lateral pero apenas tocó el balón.

André Gomes (-). Entró por Rakitic, sin tiempo para aportar nada.