Planificación Barça 18-19: volver a dominar

Aprovechando que la tristísima participación del Barça en Euroliga llega a su fin y que el objetivo se centra en conseguir la 2ª plaza ACB hoy damos comienzo a una serie de artículos sobre la planificación del Barça 2018-2019. Serán seis, uno por posición y otro sobre el entrenador que debe dirigir el proyecto. Como ya se subrayó el año pasado en esta misma serie de textos la intención de los mismos es simplemente debatir sobre el futuro de la sección. Otros equipos piensan en Playoffs o Final Four, pero por desgracia en Can Barça se tiene que pensar en futuro y en cómo construir un proyecto serio. Todo este análisis teniendo en cuenta que hay una competición todavía por disputarse que puede cambiar cosas, aunque posiblemente nunca lo suficiente para variar sustancialmente el contenido de esta serie. Al fin y al cabo, la competición que indica con mayor rigurosidad el nivel de un equipo se ha suspendido con una nota bajísima.

Una construcción se debe empezar desde los cimientos, y en basket son los bases los que rigen el destino de los equipos. El baloncesto europeo desde el comienzo de siglo lo han dominado Bodiroga, Jasikevicius, Papaloukas, Diamantidis, Navarro, Spanoulis, Llull, Sergio Rodríguez, Teodosic, De Colo o Bogdanovic, es decir, generadores exteriores, bien desde el “2” o desde el “1”, principalmente. Hace años que el Barça no tiene jugadores de ese calibre. Concretamente desde que Navarro se cayó del trono por sus problemas físicos. El objetivo de este próximo mercado no puede ser otro que reforzar el backcourt y empezar a mirar a la cara a los rivales directos. No es nada fácil porque los mejores ya están repartidos en equipos TOP, vuelan a USA (incluso China) o sencillamente están fuera del alcance económico culé.

El verano pasado Shane Larkin era el Plan A, B, C, D… y Z del Barça, pero al caerse el proyecto de Sito Alonso empezó a morir sin remedio. Seguramente la tardanza en cerrar la operación acabó con el americano en Boston, así que esta experiencia debe servir a los dirigentes del club para no repetir errores y firmar un buen base.

¿Con qué cuenta el Barça en el puesto de base y qué pasará con ellos? No puede estar más claro.

– Thomas Heurtel: La temporada de Heurtel está cumpliendo y superando las expectativas. Jugador genial por momentos y al que quieres asesinar justo después, sí, pero los mejores minutos del equipo casi siempre han coincidido con momentos de inspiración suyos. Este Barça nace y muere en el francés, y en cuanto a creatividad exterior está solísimo. Da vértigo pensar qué sería de este Barça si el francés se cogiera un resfriado. Era el referente con Sito pero con Pesic es con quien ha encontrado la regularidad e incluso un mayor compromiso defensivo. Ha demostrado ser un jugador capaz de ganar partidos, pero con el balcánico al mando ha ganado una competición, esa Copa donde fue nombrado MVP. Uno se queda con ganas de ver cómo hubiera rendido con un base que no fuera Pressey a su lado que le descargara a él de minutos y dejara a Ribas como escolta. Incluso viendo cómo está jugando sería razonable que el Barça se planteara si ya tiene en Heurtel a su base titular y buscar así no una estrella sino una opción más complementaria. De ser así convendría buscar a alguien que sea lo que no es él, es decir, estable, ordenado y defensivamente menos difuso, amén de tener recursos ofensivos. Thomas Heurtel está en ese punto de su carrera en el que tiene en su mano pasar de ser un jugador microondas a un base TOP europeo con todas las letras. Con sus defectos, sí, con la obligación de compensarle, sí, pero puede ser un referente. Se ha encontrado con Pesic y quizá era lo que necesitaba. Ahora le toca al Barça decidir con qué acompañarle. La dirección deportiva ha de valorar si reducirle el rol puede ser perjudicial para este crecimiento que por fin parece estar experimentando. La idea inicial del proyecto en el verano de 2017 era que fuera un jugador que saliera desde el banquillo, pero viendo el nivel que está mostrando quizá Nacho Rodríguez esté pensando que en el verano 2018 Heurtel sea su Larkin y el nuevo base sea su Heurtel, es decir, un suplente.

– Phil Pressey: Poco se puede añadir sobre el base norteamericano que no se haya dicho ya. El Barça apostó todo por Larkin y cuando fracasó tuvo que improvisar. Pocos jugadores de gran nivel al alcance, así que una vez tenían que experimentar priorizaron perfil sobre nivel. Al final Pressey no cumplía ninguna de las dos condiciones. Venía como un jugador muy activo en defensa, eléctrico y buen asistente en ataque, pero limitado en el tiro. Y sí, atrás ha hecho algún buen partido estando muy encima de buenos atacantes, pero en el apartado táctico ha estado muy perdido. Sí, ha demostrado ser un base ciertamente habilidoso, pero básicamente en transición, porque en el 5 para 5 rara vez ha conectado con sus compañeros y ha pagado el cambio de USA a Europa. Y sí, indudablemente sus limitaciones en el tiro en un equipo falto de puntos exteriores le han lastrado desde el primer día. Cero reproches al chico, que lo ha intentado y ha mostrado buena actitud, pero eso no vale ni para un Eurocup, así que en un Barça de ningún modo.

Dando por segura la continuidad de Heurtel el Barça debe valorar qué tipo de jugador necesita para acompañar al francés, y eso tiene todo que ver con la fe que le tengan al “13” culé. Si creen que puede ser el líder y buscar un acompañamiento, si lo siguen viendo como un revulsivo y buscan una estrella o si directamente quieren fichar un jugador TOP para formar una pareja dominante. Aquí una lista de futuribles que podrían encajar además de ser incorporaciones ciertamente factibles:

KEVIN PANGOS

Si hay un base que parece encajar como un guante en las necesidades del equipo ese es el base canadiense de Zalgiris Kaunas. Aun reconociendo el potencial que se le presuponía el crecimiento que ha tenido respecto a la temporada pasada es asombroso. El año pasado el que se valió de una gran temporada en el Zalgirio Arena para firmar un gran contrato fue Westermann, pero este año Pangos ha superado con creces al francés, siendo el principal artífice de la gran temporada de los lituanos y convirtiéndose de este modo en uno de los referentes del continente en la posición de base.

Culpa de su talento, pero inimaginable sin la figura de Sarunas Jasikevicius. No es de extrañar que un jugador de su calidad haya explotado al mando de uno de los bases más geniales del baloncesto europeo. Este Pangos es el resultado de su talento, de la confianza de Saras y del estado de ánimo y confianza que preside Zalgiris Kaunas desde el nombramiento de Saras como head coach. Su mejoría se traduce en números. Juega siete minutos más por partido respecto a la pasada temporada (y eso que Micic no es peor que Westermann), doblando el número de asistencias (de 3.2 a 6), con una espectacular mejoría en tiros de campo pese a tirar más (de 28.4% a 46.9%) y creciendo también en el triple del 45.7% del año pasado al 47.7%. Datos que corroboran su crecimiento y que a sus 25 años invitan a pensar que tiene todavía margen de mejora. Se ha convertido en un base completo que asiste, asume responsabilidad anotadora y que se muestra seguro en cada acción que intenta. La solidaridad con la que juega el equipo lituano ha sacado lo mejor del ex de Herbalife Gran Canaria.

¿Pangos es consecuencia de este maravilloso Zalgiris o Zalgiris es consecuencia de este maravilloso Pangos? Con toda seguridad es una mezcla de las dos cosas, pero aparentemente es un base que se adaptaría mejor que bien a Heurtel y conformarían una pareja de bases equilibrada y complementaria. Tanto es así que ya el Barça parece que intentó su fichaje hace unos meses. Ahora en junio acaba contrato con Zalgiris y debería haber “palos” por su fichaje, aunque pocos tienen tanta necesidad como el Barça para acometer su fichaje. Dos factores podrían jugar a favor de su llegada al Palau: su experiencia pasada en ACB y Jasikevicius, que podría ser el gran objetivo del Barça para el banquillo y podría exigir llegar acompañado del canadiense. Se trataría de una operación relativamente simple, sin tener que negociar con club ni esperar noticias de USA.


SHANE LARKIN

Fue la primera opción el verano pasado y el culebrón perfectamente podría tener una segunda parte. Pese a que en algunos momentos el ex de Baskonia pareció destacar en Boston su situación ahora mismo en el Garden es incómoda. Juega muy poco y en esta situación será difícil que pueda hacerse un hueco en algún roster, por lo que un regreso a Europa es bastante probable. Quedan meses de competición, pero es complicado que la situación cambie, pues con la llegada de los Playoffs debería reducir todavía más sus minutos. Y si no juega es difícil que pueda obtener el contrato multianual al que aspira. El Barça y otros grandes de Europa sí se lo pueden ofrecer. Larkin cobra en Boston 1.5 millones de dólares, cifra que en Europa podría multiplicar.

A buen seguro que si es una cuestión de dinero hay que tener en cuenta China, pero por su educación, trayectoria y carácter es legítimo pensar que su prioridad será competir al más alto nivel, cosa que Europa sí le puede proporcionar. En Vitoria se mostró como un jugador ambicioso y competitivo que se adaptó de maravilla al baloncesto europeo y a su nuevo equipo. Después de una gran temporada a nivel individual ya aceptó una propuesta del Barça, así que ¿por qué no ahora? Eso sí, tocaría negociar de nuevo con Baskonia, que mantiene sus derechos en España y que incluso podría estar interesado en él. Farol o no la realidad es que puso el dinero para igualar la oferta culé, aunque el futuro de Shengelia (NBA) o Beaubois (acaba contrato) marcarán la economía de los vitorianos.

Puestos a elucubrar sobre Larkin en el Barça es importante recordar que la pareja Larkin-Heurtel era la idea primigenia del proyecto Nacho-Sito para la dirección. Si se hiciera realidad el Barça tendría sin duda la pareja de bases más rápida de Europa, dos jugadores eléctricos, que necesitan balón y que entre los dos garantizarían muchos puntos. Quizá se echaría en falta algo de pausa y control, pero hablamos de dos jugadores que son puro desequilibrio. Ya dijo Nacho Rodríguez hace meses que es complicado encontrar en Europa un base “clásico” de buen nivel, así que de prescindir de esa figura Larkin es una solución de garantía.


MALCOLM DELANEY

Miembro de honor del Club “Lo tenía hecho con el Barça pero me llegó oferta NBA”. Después de ser uno de los verdugos del Barça de Pascual con Lokomotiv Kuban era el número 1 de los objetivos del Barça para la siguiente temporada, pero ni la suculenta oferta culé ni el nombramiento de Bartzokas como entrenador disuadieron a Delaney de probar suerte en la NBA. Tras experiencias en Francia, Ucrania, Alemania y Rusia era lógico su salto, pero después de dos años en Atlanta Hawks tampoco ha explotado como igual él pensaba.

Y no es que esté jugando poco (18.8 minutos por partido), pero no está especialmente acertado (38% en tiros de campo) y además compite en un equipo sumido en la depresión. Los Hawks deberían acometer una reconstrucción en la que Delaney no pinta nada. ¿Cola de león o cabeza de ratón? Es el dilema de siempre cuando se trata de jugadores a medio camino entre NBA y Euroliga, pero en el caso concreto de Delaney hablamos de un jugador de 28 años que difícilmente consiga un contrato y rol más importante que el que tiene ahora. Se convertirá en agente libre y habrá que ver si recibe el interés de franquicias como jugador de rotación, pero llegados a este punto en el que el jugador no da más de sí se puede plantear un regreso a Europa para conseguir un gran contrato y liderar un buen proyecto.

A la hora de valorar a cada posible refuerzo hay que tener en cuenta al compañero de posición, en este caso Heurtel, y ver si son complementarios. Delaney es una alternativa más radical que Larkin. El ex de Lokomotiv es un jugador más anárquico, menos solidario y que vive de la inspiración individual. Acertado es imparable, pero necesita un punto de serenidad. Bartzokas equilibraba el caos que él representaba con Draper, pero da un poco de miedo pensar en una pareja Delaney-Heurtel. Subrayar que el jugador de los Hawks explotó en un Bayern donde él lo era todo y en un Lokomotiv donde había tres grandes individualidades y varios gregarios a su alrededor, siendo él el principal ejecutor. Aquí se le exigiría un esfuerzo para ser más coral.


NIGEL WILLIAMS-GOSS

Una vez descartadas algunas opciones de más garantías si es cuestión de arriesgar el base de Partizan tiene que ser tenido muy en cuenta. Siempre hay que poner el asterisco en jugadores que destacan en equipos tan pobres como es el caso de este Partizan, pero su primera temporada en Europa no puede pasar desapercibida. 48.8% en tiros de 2, 50% en triples, 6.7 asistencias y 1.6 robos en los 30 minutos que ha promediado en Eurocup, para un total de 20.1 de valoración en los 9 partidos que jugó. Su equipo perdió 9 de los 10 partidos de esa 1ª fase, con una única victoria en Bilbao con un Williams-Goss espectacular. Misma tónica en la Liga Adriática, donde iguala sus números, pero 11-11 de balance colectivo. Así pues, conviene contextualizar el rendimiento de este base americano de 24 años.

Si se trata de describir a Williams-Goss se podría decir que se trata de un base completo, fino y con bastantes recursos ofensivos. Es capaz de anotar desde el triple, donde esta temporada está tirando especialmente bien, y también desde media distancia, que era la faceta en la que había destacado más. Al ser un jugador no demasiado explosivo quizá sea a la hora de atacar el aro donde muestra más dudas. Se trata de un jugador sereno e inteligente con una buena toma de decisiones, que sabe cuándo finalizar él y cuándo pasar. Su primera puesta en escena en Europa muestra un jugador maduro del que se puede esperar crecimiento.

Firmó dos temporadas con Partizan, hasta 2019, por lo que habría que pactar con el equipo serbio un traspaso. Una cifra que no debería ser especialmente elevada por la imperiosa necesidad de vender que tienen en Belgrado. Puestos a arriesgar si no es posible algunas de las opciones de arriba Williams-Goss sería una buena incorporación. Se adapta bien a lo que reclama el equipo, buena edad, margen para el crecimiento y pese a tener que pagar traspaso sería una operación mucho más económica.


MIKE JAMES

Otro ex de Baskonia. El norteamericano es un base completamente distinto a los mencionados anteriormente, aunque también complementario con Thomas Heurtel. No es cuestión de descubrir ahora a James. Un auténtico portento físico, intenso, irregular en el lanzamiento exterior, no excesiva visión de juego y muy agresivo de cara al aro. Es esta última característica la que más define a Mike James, pues castiga cada concesión de la defensa rival para aprovechar su explosividad para finalizar, donde es imparable.

Empezó la temporada en los Suns, donde tras un gran comienzo fue el primer jugador en pasar de contrato dual a uno garantizado. 10.4 puntos por partido tuvieron la culpa, pero sorprendentemente Phoenix le cortó y acabó en Pelicans, donde apenas jugó antes de volver a ser cortado. Entonces se le relacionó con el Barça pero regresó a Atenas. No termina de confiar Xavi Pascual en Lekavicius y James ya rindió bien el año pasado. Él ha venido en plena forma (14.8 puntos de media en 6 partidos) para aportar a PAO en su intento de acabar entre los cuatro primeros de Euroliga. Habrá que ver cómo acaba esta temporada el equipo del trébol, pero es un complemento perfecto para Calathes y a buen seguro que Xavi Pascual querrá que siga, aunque le sobrarán ofertas en Europa y quizá en USA o China.

Seguramente no es el tipo de base ideal en el que hayan pensado desde la Dirección Deportiva, pero es un jugador de nivel contrastado, que conoce ACB y Euroliga y que garantiza rendimiento inmediato. Sus derechos ACB los sigue manteniendo Baskonia, por lo que tocaría volver a negociar con Querejeta.


QUINO COLOM

Siempre ha habido cierto escepticismo respecto a Quino Colom. Porque su crecimiento hasta llegar a Kazan siempre se había dado en equipos medios de ACB, porque en Unics Keith Langford acaparaba toda la atención y porque Rusia es un país ahí al este al que baloncestísticamente no se le hace el caso que merece, pero el base andorrano es una realidad muy a tener en cuenta. Lo era con Langford al lado y lo es ahora, donde ha asumido más responsabilidad si cabe. Cambiando Langford por Jamar Smith y Parakhouski por Lasme Unics está haciendo una temporada meritoria en Rusia pero decepcionante en Europa, donde ha caído ante Bayern en Cuartos.

A nivel individual uno mira sus números de los últimos años y hablan de un jugador muy regular, pero si alguien quería confirmación esta temporada lo está siendo. Casi 15 puntos por partido y 5.6 asistencias, cuarto jugador más valorado de Eurocup. Tampoco es que deba servir como referencia porque el nivel no es real, pero su participación con España en las ventanas FIBA es un reflejo del estado de confianza que vive.

Básicamente hablamos de un base que quizá no es sobresaliente en nada, pero un 7-8 en todo. Sabe llevar el ritmo de un partido, esforzado en defensa, con una buena lectura del juego, un buen asistente y capaz de dar un paso adelante cuando toca asumir responsabilidades. Cumplirá 30 años en noviembre, pero está sin duda en el mejor momento de su carrera. Además de esto acaba contrato y es cupo, por lo que la posibilidad de verle de vuelta en ACB es probable (Valencia, Baskonia o Unicaja también buscarán base, probablemente), aunque sin duda su cotización ha subido y no le faltarán propuestas en Rusia, donde es probable que pueda encontrar un contrato mejor.


QUINN COOK

No es que la experiencia con bases norteamericanos haya sido ni mucho menos buena, pero en caso de recurrir nuevamente a descartes NBA Quinn Cook es una opción interesante. Apostar por jugadores sin experiencia previa en Europa siempre entraña riesgos, pero sin duda hablamos de un jugador más preparado que Phil Pressey, por ejemplo, que desde el comienzo olía a fracaso.

Cook pinta mejor porque es un jugador con muchos más recursos, principalmente en ataque. Siendo muy reduccionistas se podría decir que es un base clásico pero con capacidad de anotación. Maneja bien el tempo del partido, sabe dirigir a su equipo, tiene una gran visión de juego y buena mano (52% en tiros de campo y 43.9% en triples en Liga de Desarrollo), aunque cierto es también que no es un gran defensor ni tampoco un jugador explosivo.

A sus 24 años no ha logrado conseguir un contrato garantizado en la NBA, siendo cortado haya donde ha ido. Así pues, fue a parar a Golden State Warriors, que le firmó un contrato dual para jugar en la NBA con Curry, Durant y cía y a la vez con Santa Cruz Warriors de la D-League, último equipo de Pressey. Las cosas han cambiado con la lesión de Curry, lo que le ha llevado a la titularidad con los Warriors, donde está rindiendo a buen nivel siendo el base titular y con alguna actuación imponente. Habrá que ver si sigue teniendo continuidad con los PO, pero si vuelve a la situación anterior quizá se plantee cruzar el charco y demostrar en otro idioma baloncestístico todo su talento. Será agente libre y el dinero no sería el principal problema porque cobra poco en USA, pero se trataría de una apuesta arriesgada.


Siete candidatos que serán más, por supuesto, y la elección estará condicionada por innumerables factores, empezando por el entrenador para el que se diseñe la plantilla. Si llegara Jasikevicius igual plantea a Pangos, Blatt un Delaney y Pesic quizá se inclinara por un Jovic o Micic. En esta serie de textos se ha comenzado por los jugadores, pero bien haría la Dirección Deportiva en tener claro primero a quién quieren en el banquillo, apostar por él y actuar en consecuencia.