Planificación Barça 18-19: el equilibrio es posible

El Palau Blaugrana ha pasado en unos años de disfrutar con Ilyasova, Andersen, Morris o Lorbek a sufrir con los Nachbar, C. J. Wallace, Doellman, Moerman o Claver. El Barça en la posición de ala-pívot ha pasado de contar con la élite más absoluta de Europa a la absoluta mediocridad. Y lo malo es que no tiene pinta de poder solucionarse.

Primero porque los mejores “4” de Europa tienen contrato con sus equipos y es imposible que salgan, y segundo porque los jugadores de nivel que podrían ser liberados probablemente estén fuera del alcance económico del club. Así pues, el Barça puede quedarse como está y reforzar en otras posiciones, salir al mercado y hacer una gran inversión o firmar algún perfil más específico, aunque de un nivel menos contrastado.

El Barça tendrá que tomar varias decisiones sobre los cuatro ala-pívots que tiene en plantilla (contando a Smits), pero en el fondo se trata de una planificación más simple de lo que pueda parecer, pues quizá todo pase por mantener al que es fijo, cambiar a un joven por otro y renovar o no al titular si hay posibilidad de fichar a alguien mejor. Analicemos caso a caso:

ADRIEN MOERMAN

Se podría decir que su temporada ha respondido a las expectativas. Se sabía que era un buen jugador de equipo, prácticamente con un solo recurso ofensivo y esforzado en defensa, y salvo el periodo comprendido entre el final de 2017 y febrero, donde limitado físicamente mostró un nivel muy flojo, se podría decir que ha cumplido. Su rendimiento ha sido aceptable en relación a las expectativas, de ahí que se busque algo más que eso.

Siempre se dice aquello de “dejen salir antes de entrar”, pero este es uno de los casos donde posiblemente sea más apropiado decir “dejen entrar antes de salir”. Moerman va a estar ahí (quizá no espere eternamente pero difícilmente encontrará una propuesta mejor), así que el Barça tiene la misión de encontrar un jugador mejor por él o renovar su contrato. Shengelia, Printezis, Thompkins, Melli, Vorontsevich, Gist, Brown, Gill… Casi todos los rivales directos en Europa tienen mejores jugadores en la posición de “4”, así que el Barça ahí puede andar corto con Moerman como ala-pívot titular, y como suplente no tiene mucho sentido.

VÍCTOR CLAVER

El jugador valenciano se libra de cualquier posible lista de bajas por su condición de cupo, pero pese a que con Pesic al mando ha encontrado un rol que ha mejorado su rendimiento es evidente que en el Barça no ha de pasar de ser un jugador contextual. Asumida esta condición el Barça tiene que planificar con él como esa segunda opción en el “4” y recurso en el “3”.

En cuanto el nivel colectivo mejoró él mejoró, siendo ese jugador imponente desde la defensa y más descarado en ataque. Minado en su confianza es un jugador absolutamente inútil, como hemos visto en bastantes meses en el Barça o con la selección, pero con un rol definido y limitado a lo que él sabe y puede hacer tiene que tener un papel relevante. Al Barça no le queda más remedio que apostar por ello.

SASHA VEZENKOV

Cuando se valora al búlgaro es inevitable acordarse de aquella fantástica frase que cierra “El club de la lucha”: “Me has conocido en un momento extraño de mi vida”. Lo de Vezenkov y el Barça no estaba destinado a ser. Porque no ha tenido competencia y no se ha impuesto. Porque el club no ha tenido tiempo para apostar por él y sí urgencias para reclamar un rendimiento inmediato. Porque no ha jugado ni con Pascual, ni con Bartzokas, ni con Sito ni con Pesic. Porque no es tan bueno como se pensaba. Porque este Barça tritura a cualquiera. Por todo esto y más no tiene sentido alargar un vínculo que sólo perjudica la carrera del chico, que se ha comportado de manera impecable durante estos tres años.

Si Vezenkov ha de ser no ha de serlo en el Barça. Quizá justo lo que necesite sea dar un paso atrás para tratar de dar dos adelante. Necesita minutos y sentirse importante de manera regular, y a partir de ahí el tiempo dirá si puede ser un jugador de élite. Ahora mismo no lo es. Porque no le han dejado o porque no tiene ese talento, pero no ha pulido casi ninguno de los defectos que trajo consigo desde Grecia. Acaba contrato en 2019 y el Barça bien podría incluirle en alguna operación. Desde luego que en ningún caso se le regale como en el caso de Eriksson, cosa que se está rumoreando en las últimas horas.

ROLANDS SMITS

Incluimos al ya fichado jugador letón en la nómina de ala-pívots porque tiene todos los números para relevar a Vezenkov como tercer “4” de la plantilla, en ese rol de jugador joven que sobre todo dispute minutos en ACB. El hecho de ya llevar unos años en España juega a su favor, aunque tras una temporada pasada donde sorprendió este año quizá no ha explotado tanto como se pensaba.

El objetivo con él ha de ser empezar a pulirlo para que en un año pueda estar preparado para empresas mayores, aunque con tres jugadores por delante de él en la rotación (en la práctica Oriola estará por delante como “4”) va a tener que aprovechar muy bien los minutos, por no hablar de que si los resultados no acompañan desde el principio tendrá difícil hacerse un sitio en el equipo.

A partir de esta situación la dirección deportiva del club tiene una misión simple pero muy complicada a la vez, sustituir a Moerman por uno mejor ya contrastado, quedarse como están o experimentar. Algunos nombres:

TOKO SHENGELIA

Es el candidato por encima de todos, pero también el más difícil porque tiene contrato en vigor, sería carísimo, hay enorme competencia y porque hoy por hoy es el mejor “4” de Europa. Por si fuera poco la F4 en Vitoria lo complica aun más. En función de la importancia que se le dé desde la secretaría técnica a la posición se tendrá en cuenta al georgiano, pues sin duda sería la operación más costosa de todas pese a que no es la principal necesidad.

Tampoco hay que descubrir aquí al jugador de Baskonia. Al margen de algunos problemas de lesiones ciertamente recurrentes el resto son todo certezas. Un “4” completísimo, poderoso cerca del aro, aceptable desde fuera, contundente en transición, con buena capacidad defensiva y, en definitiva, un ala-pívot que ayudaría a fortificar la pintura azulgrana.

Tiene tres opciones Toko Shengelia: seguir en Baskonia (la F4 en Vitoria lo cambia todo); irse a la NBA; ser traspasado a otro equipo europeo. En este último escenario Real Madrid y Barcelona aparecen como principales candidatos por el componente añadido de su condición de cupo, aunque los blancos tienen todas las de ganar por varias razones. En primer lugar, porque tienen un proyecto deportivo muchísimo más atractivo, contrastado y ganador. En segundo término, porque contarán con bastante dinero para completar la plantilla por la salida de Doncic, posiblemente Randolph más la reducción de Rudy. Y tercero porque el Real Madrid, a diferencia del Barça, tiene que atacar básicamente una gran necesidad, justo la del “4”, aunque el enorme final de temporada de Thompkins quizá calme este deseo. También podrían ir a por un alero, aunque nuevamente la resurrección del mejor Rudy puede frenar todo esto. En cualquier caso, en un mercado donde los cupos de calidad son capitales es evidente que el club blanco irá tarde o temprano a por Shengelia, pues se trata de un fichaje estratégico.


CHRIS SINGLETON

Chris Singleton es otra de las opciones más ambiciosos para reforzar la posición de “4”. Y eso que el jugador de Panathinaikos quizá ha rendido algo por debajo del nivel de la temporada pasada, pero es indudable que en buena forma es uno de los interiores más desequilibrantes del continente.

Singleton sería ese perfil de “4 y medio” que se puede desenvolver en cualquiera de las dos posiciones gracias a su movilidad. En el “5” sufre ante pívots más altos, pero su altura y dinamismo juegan a su favor cuando se trata de sacar a su par de la zona, donde es extremadamente peligroso. Lo sabe bien el Barça, que le sufrió sobremanera en la serie de 2016 ante Lokomotiv. Es capaz de engatillar rápido, lo que le hace un jugador muy difícil de frenar por su imprevisibilidad. Como “4” pierde algo ese factor, pero a cambio aporta fuerza e intensidad en el rebote.

Es un jugador con un carácter a veces indomable, pero eso no suele traducirse en exceso en su juego, donde normalmente hace una muy buena selección de tiro y juega en equipo. Acaba contrato y si no encuentra oferta NBA tendrá que seguir en Europa, donde no le faltarán pretendientes. Se ha hablado de un posible acuerdo con Fenerbahce, pero posiblemente CSKA también estará atento, que hace un año incluso ofreció pagar traspaso a los griegos y éstos se negaron. Ahora las necesidades del equipo ruso no han variado y acaba contrato, por lo que es ciertamente factible que acabe en Moscú, que le ofrecerá un proyecto deportivo y económico sin igual. El Barça también puede temer encontrar en Singleton un cromo repetido con Oriola. De más calidad el norteamericano, por supuesto, pero ese perfil “4-5” quizá ya se considere cubierto.


LUKE SIKMA

En función del tipo de ala-pívot que se busque el ex jugador de Valencia Basket podría ser una opción interesante. A las órdenes de Aito en Berlín ha dado otro paso adelante y de hecho ha sido nombrado mejor jugador de la liga alemana. Si hasta hace un par de años se podía hablar de un jugador totalmente al servicio del colectivo, estas dos últimas temporadas ha demostrado que puede ser un jugador importante por sí mismo, siendo líder estadístico de Alba en muchos apartados del juego.

Sikma ahora mismo es un jugador muy completo. Se sabía que era un “4” de una actividad enorme en pista, muy intenso en las dos canastas y que estaba al servicio de su equipo. Eso no ha cambiado, pero además ha añadido una mayor agresividad en el aro ajeno que se traduce en más intentos a canasta, más presencia y una mejora muy destacable en el lanzamiento triple. Revisando su evolución en las tres últimas temporadas uno se encuentra con el paso de aquel 22% que promediaba en triples en su primer año en Valencia a un 30% en la siguiente, la del campeonato ACB de los taronjas. Este año en Eurocup se ha aupado hasta llegar a un 37%, una evolución que se hace todavía más palpable en Alemania, donde promedia un espectacular 44% en triples. En resumen, la amenaza del americano ahora es doble, pues no sólo tiene peligro en jugadas de pick and roll con esas acciones de bloqueo y continuación donde destacaba gracias a su velocidad y finalización, sino que ahora puede bloquear y quedarse fuera para lanzar.

Firmó dos años con el Alba Berlín, que tras perder la Liga ante el Bayern no jugará Euroliga. Sikma en principio confirmó su continuidad en Berlín, pero si realmente existiera interés del Barça por él todo sería cuestión de negociar una cifra, incluso con algún jugador de por medio. ¿Sería mal destino este Alba de Aito para Sasha Vezenkov? Quizá el ideal.


JARROD JONES

Se hace difícil explicar cómo Jarrod Jones acabó en Pinar Karsiyaka tras la gran temporada que realizó en Pesaro, pues es uno de esos jugadores que por nivel deberían estar jugando Euroliga. Habría que ver en qué papel, pero ya es hora de que se pruebe al máximo nivel continental.

Nuevamente hablamos de otro jugador a medio camino entre el “4” y el “5”, no lo suficientemente fuerte para actuar como center y quizá no excesivamente dinámico para jugar en el “4”, aunque con frecuencia en estos años en Europa ha jugado como pívot para aprovechar su buena mano y movilidad. Es un jugador con brazos largos, bien coordinado y muy ágil, por lo que es difícil de defender su tiro y también sus movimientos a canasta. 17 puntos por partido en los casi 33 minutos que ha promediado en Turquía, donde ha sido el referente de su equipo. 54% en tiros de 2, 38% en triples y 71% desde la personal son porcentajes que definen muy bien su juego, aunque eso habría que trasladarlo a un equipo donde tenga menos tiros y protagonismo.

Firmó un año con Pinar Karsiyaka y ahora jugará la Summer League con Miami Heat en busca de una oportunidad en la NBA, aunque si debe regresar a Europa no le faltarán jugosas ofertas. A sus 28 años es ahora o nunca, aunque el Barça debería valorar si este perfil es el que más encaja o si para eso ya tiene a Oriola, aunque el americano tiene un impacto ofensivo mayor.


ERSAN ILYASOVA

Si realmente el Barça quiere hacer una gran apuesta en la posición y echa la vista a la NBA dos europeos destacan en la agencia libre. Uno es Nemanja Bjelica, pero difícilmente le van a faltar ofertas. Sólo tiene un año menos que el turco, aunque a diferencia de Ilyasova Bjelica no parece haber dicho su última palabra allí, ni deportivamente ni en términos económicos. Los números del turco siguen siendo buenos, pero inevitablemente ha iniciado la cuesta abajo, así que competitivamente un regreso a Europa le podía atraer.

Y qué mejor que hacerlo donde ya estuvo, donde dejó la obra incompleta tras ganar la ACB en el primer año completo de Xavi Pascual, el entrenador que le dio la vida en el Palau tras unos meses de muy poca química con Dusko Ivanovic. Indudablemente si volviera a Europa podría tentarle jugar en su país, pero Efes y Fenerbahce parecen tener la posición cubierta.

Se sabe que es un jugador poco explosivo, a veces difuso en defensa e incluso algo anárquico por momentos, pero es un jugador con muchos recursos ofensivos, especialmente en el pick and pop y también generándose sus propios tiros. Sería un fichaje de gran impacto y una buena declaración de intenciones de cara a reclutar a los retornados, estrategia que el Barça debe trabajar desde el momento en que salen del club.


ANTHONY RANDOLPH

Se trata de una apuesta muy compleja por su estado actual y la relación contractual con el Real Madrid, que le renovó con un contratazo difícilmente sostenible para el rol que tiene en la actualidad. Y si lo publicado recientemente sobre su actitud es cierto todo lo que no sea salir del club sería una sorpresa. Estos comportamientos tampoco los debería pasar por alto el Barça, claro, que además no puede mover ficha hasta que resuelva su contrato con los blancos.

Ahora mismo Randolph es una caricatura del de sus primeros meses en el WiZink, donde prolongó su estado brutal del pasado año en Krasnodar. Ese jugador era absolutamente imparable. Entre lesiones, cierta falta de química en un equipo hechísimo y este comportamiento el ala-pívot americano se ha abandonado. ¿Es recuperable? Sigue siendo buenísimo, y la tarea del equipo que apueste por él es darle un contexto para recuperarle mentalmente y que se sienta importante. En el Real Madrid ha perdido el crédito, pero en según qué condiciones algunos equipos le podrían ofrecer eso que necesita.

¿Va a soltar el Real Madrid a un jugador que sabe que es el mejor “4” de Europa cuando está centrado? Es un riesgo que quizá se ahorre asumir si se rasca algo más el bolsillo en el finiquito, aunque Randolph tendrá muchas más propuestas. Visto lo visto una nueva oportunidad en USA es difícil que la tenga, pero equipos rusos podrían plantearle ofertas millonarias. Como el Khimki de Bartzokas, que ya lo tuvo en Lokomotiv Kuban. Apostar por él es una cuestión de fe y de riesgo.


DORELL WRIGHT

Se trata de un jugador mucho más específico que los arriba mencionados, tanto por perfil como por proyección. 33 años cumplirá en diciembre, aunque en su primera aparición en Euroliga de la mano de Bamberg ha cumplido las expectativas. No es un jugador que haga muchas cosas, pero lo que hace lo hace bien.

Es un 2.06 de poco peso, por lo que sufre y mucho ante interiores de más kilos, pero en ataque constituye una amenaza muy clara, el triple, donde ha metido 54 de 128, un 42.2%. Y una buena mayoría de las jugadas marcadas para él le colocan en la esquina izquierda, donde se muestra ciertamente infalible. Con frecuencia no participa de las jugadas más allá de esperar ahí su momento para tirar (casi siempre) o fintar y entrar a canasta aprovechando su agilidad. Wright quizá se quede algo corto en comparación de los anteriores, un jugador mucho más plano, pero en función de la distribución de roles interiores podría tener su papel.

Firmó un año con Brose con el objetivo de regresar a la NBA, pero ya se ha hablado de interés del Real Madrid si finalmente se deshace de Randolph. Su condición de extracomunitario juega en contra y el Barça se habría de preguntar si realmente mejora a Moerman aunque tenga un peso ofensivo mayor que el francés.

 

En resumen, da la sensación de que el Barça está esperando movimientos de otros para empezar a moverse, aunque es una incógnita las intenciones del club para la posición, pues hasta ahora casi todo parece girar en torno al juego exterior. ¿Cómo de importante es el “4” en los planes de Pesic y Nacho Rodríguez? Lo que se haga aquí tendrá mucho que ver con lo que suceda en el “5”, y así encontrar la mezcla perfecta entre equilibrio y nivel.