El parón navideño nos hace a todos reflexionar en la vida y a veces también en el fútbol, tampoco sé muy bien por qué distingo ambas facetas. El tema es que ya empezamos a ver las necesidades de este equipo no ya solo para acabar la temporada, sino viendo más allá, en las próximas temporadas.

Suenan nombres; De Jong, De Ligt, Rabiot… hasta Kane. Pero centrémonos en perfiles y en el eterno debate en can Barça entre, podríamos decir, aficionados “puristas” y “pragmáticos”, por no utilizar calificativos más fuertes para ambos y que pudieran resultar ofensivos.

Los más cercanos a abanderar los “principios del barcelonismo” indican que debemos apostar por la cantera, como si de esta manaran por sí solos, año sí y año también, jugadores útiles para el primer equipo y a los que, si no se les otorga la oportunidad, se perderán en el limbo del fútbol profesional mundial. Cuando se habla de poblar el centro del campo calidad están saliendo nombres como Adrien Rabiot o Frenkie De Jong como decíamos antes. Con este último cortocircuitan más, porque al ser holandés y además del Ajax, se encuentran en la tesitura de apostar por el de casa o por el que indican los preceptos históricos del club. Como si el hablar flamenco te proporcionara en sí mismo un plus para vestir la camiseta azulgrana.

A nadie escapa la calidad de los jugadores mencionados, y que en el Barça si algo podemos indicar como su verdadera filosofía, es que ha sabido poblar históricamente muy bien esa zona del campo con “peloteros” que, como decía Pep “dame jugadores que sepan jugar el balón y ya me encargaré yo de buscarles sitio en el campo”, pero aquí chocamos diametralmente con los que pretenden que Aleñá o el mismo Riqui Puig, tengan minutos, muchos minutos y de calidad para explotar en el Camp Nou. No teniendo en cuenta que en el fútbol profesional los minutos no se regalan, se ganan. Curiosamente los mismos que ponen el grito en el cielo cuando no se consigue el triplete cada año.

Pero intentando ser ecuánimes, a nadie escapa que el centro del campo es una de las zonas a reforzar e incluso pensar en encontrar relevos a medio plazo a los centrocampistas titulares hoy en este Barça de Ernesto.

Si miramos a la defensa, y con el problema añadido de la lesión de Umtiti difícil de evaluar, nos ocurre parecido; ¿puede ser De Ligt o incluso el mismo Murillo el hombre que se sumará a esta línea defensiva más pronto que tarde? Debemos pensar que Gerard ya va teniendo una edad y que su relevo, o mejor sea dicho, ese central que le puede ir ahorrando minutos, debe de estar cerca de cristalizarse. Y aquí los puristas volverán a decir que es raro no contar con un central en la cantera para dicho rol. Quizá en su momento fue Bartra el hombre, ahora no parece que nos venga a la cabeza ningún incontestable para este papel.

En esta línea también debemos plantearnos en los relevos de los actuales laterales. Para sustituir a Alba parecía estar Cucurella, ahora cedido al Eibar y con más pinta de extremo que de lateral. Y también el propio Miranda. Pero Ernesto parece apostar hasta por el propio Vermaelen en dicho puesto, lo que nos indica que quizá lo que haya detrás no sea suficiente. La derecha también da lugar a debate, cuando Semedo sigue siendo uno de los jugadores técnicamente más flojos de la plantilla. Pero tiempo al tiempo, quizá la dupla Sergi Roberto/Semedo acabe siendo una banda derecha para muchísimos años.

Y para el final he dejado la línea de delanteros, el manido relevo a Suárez. A todos nos viene a la cabeza la buena pinta que, dentro de ese tipo de delanteros con juego de espaldas, generación de huecos y gol tiene Abel Ruiz. ¿Demasiado joven para dar el relevo al eterno uruguayo? Probablemente. Pero el mercado internacional, gustos a parte, nos indica que no parece un relevo fácil de ejecutar. Por estar en la palestra ya han salido hasta el nombre del delantero del Tottenham que comentaba antes. Aquí sí que se viene debate difícil. Es más, a nadie escapa que este tipo de nueve tenía sentido con el Leo de este último lustro. Veremos si también lo tiene en los últimos años para el Barça del mejor jugador de la historia.

Como veis, a día de hoy, hasta cuatro nombres podrían pedírseles a los Reyes Magos y muchos estaríamos encantados. Pero dejemos que el tiempo nos indique cuándo y cuáles deben de ser esos nuevos integrantes de la plantilla. Y, por favor, ya sé que no sirve de mucho, pero dejemos trabajar a los técnicos y veamos qué aportan estos jugadores con el tiempo, no les matemos cuando solo están todavía en las portadas de los periódicos. Para los más críticos sin fundamento, dejo las palabras del padre del último crack de la masía que viene: “Se dijo que Pep Segura hacía seis años que lo quería echar del Barça. Esto es totalmente falso. Segura cree mucho en Riqui Puig y lo ha estado protegiendo. Ahora hay que dejar que bajé un poco el souffle y que Ricard tenga los pies en el suelo”. Pues eso…