Ter Stegen dejó la semana pasada otra gran actuación en la portería del Barcelona frente al Athletic de Bilbao con varias paradas claves que sirvieron para mantener al Barcelona en el partido y a la postre regresar con un punto de la visita a San Mamés. La primera a disparo desde la frontal de Susaeta que dejó una fotografía para el recuerdo de una de sus mejores estiradas con la camiseta azulgrana y otra en los minutos finales a disparo a bocajarro de Williams.

Consultado por su actuación,una leyenda de la portería y del Athletic como es Iribar destacó su partido y definió al portero alemán y la acción al disparo de Williams de la siguiente manera: “Transmite mucha seguridad. Uno de sus puntos fuertes es el mano a mano. Son acciones casi más de portero de balonmano, que está ahí de pie, aguanta lo que haya que aguantar y saca la mano hacia el balón. No es que el balón le pegue en la mano, se ve perfectamente que él va al balón. A esa distancia y con esa fuerza, eso es muy difícil. Es muy completo. Juega muy bien con los pies, hace jugar a su equipo desde atrás, se arriesga un poco lógicamente, pero lo hace muy bien. Es un portero muy moderno, muy actual”.

Ter Stegen a ojos de un portero o de un entrenador de porteros probablemente reúne muchas más virtudes o aspectos técnicos de las que yo pueda citar pero desde mi punto de vista quiero destacar las siguientes cualidades. En primer lugar sus reflejos tanto a disparos de corta distancia como cuando sufren algún tipo de desvío así como cuando dentro de una misma jugada hay un segundo disparo. En esas situaciones reacciona rápido  y es capaz de cubrir con sus manos y su cuerpo mucha portería.

Además de estas características propias de la posición de portero, dos cualidades en Ter Stegen están muy relacionada con el juego del Barcelona y es tanto su capacidad para jugar adelantado como su juego de pies, necesario para participar en la construcción del juego y ser apoyo y solución para sus compañeros cuando el equipo rival esta realizando una presión alta. En esos casos, su buen pase corto y también largo permite superar la presión del equipo rival gracias a su participación.

Luis Enrique durante su etapa como entrenador lo explicaba de la siguiente manera después casualmente de un partido frente al Athletic: “Ante un equipo que hace una presión tan alta, el portero es el que genera la primera superioridad y a partir de ahí tiene que seguir encontrando al hombre libre. Marc Ter Stegen está capacitado por su calidad y por el trabajo que tiene el club desde hace años para cualquier jugador que venga en esa posición de portero”

Podemos entender mejor el dominio de balón con los pies de Ter Stegen escuchando tanto al portero como a su entrenador de porteros en el Borussia Monchengldbach en esta entrevista en el programa Fiebre Maldini (pincha aquí). “Hasta que tuve 11 años estuve en el campo jugando” explica Ter Stegen mientras que el técnico Uwe Kamps lo explica de la siguiente manera: “Al principio fue jugador de campo. Le venía a la derecha y le daba con la izquierda, ni siquiera sabía cuál era su pierna buena y cuál la mala”.

Pese al título, no dudo que se valora a Marc como merece pero además debemos poner en la balanza lo difícil que parecía iba a ser encontrar un portero que sucediera a Víctor Valdés y a día de hoy parece que el Barcelona tiene portero por muchos años que además de rendir en el campo está implicado con el club. Es cierto que los dos primeros años tuvo que convivir con Claudio Bravo y con el rol de portero suplente pero pese a que en algún momento se llegó a rumorear de su posible salida fueron dos temporadas en las que fue el portero de la Champions que el Barcelona ganó a la Juventus en Berlín y de las dos Copas del Rey que ganó el Barcelona esas temporadas.

Parada de Ter Stegen frente al Bayern de Munich que fue premiada como la mejor de la Champions 2015