Existe un estudio estadístico que demuestra que, a partir del minuto cuarenta y cinco, si el local no ha sacado ventaja, el partido se iguala dramáticamente.

Analizados más de noventa partidos, se ve como los primeros minutos sueles ser bastante favorables para el rival, como podemos ver en la siguiente estadística. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/24748668.2017.1304024

Puede influir que los patrones de respuesta neuroendocrinos se vean alterados al jugar en casa. Varios estudios demuestran que el aumento de testosterona pre competitiva es de más de un treinta por ciento, algo que no se consigue ni en con el mejor de los entrenamientos antes de cualquier partido.

Un jugador abucheado puede llegar a aumentar en un porcentaje espectacular su nivel de cortisol, lo que perjudicaría enormemente su rendimiento, dado que el nivel testosterona en relación al cortisol, sería de una medida ridícula para la alta competición. Al final el fútbol no deja de practicarse por deportistas de élite, sí, pero sobre todo personas, donde el nivel afectivo marca irremediablemente su rendimiento.

También sabemos de lo que podríamos catalogar como una “moda” del fútbol moderno por el cual ahora parece interesar más que la vuelta de tu eliminatoria sea fuera, es más, si consigues empatar a cero en casa en el partido de ida, te convierte automáticamente en favorito de la misma. Nada más lejos de la realidad, algunos viven anclados en el Inter de Mourinho, parecen ignorar que dicho Inter era una rara avis de la competición, y que evidentemente no podemos hacer una regla de ello.

Los equipos llamados a capitanear Europa deben y es más, suelen, hacer bastiones de sus partidos locales, haciéndose fuertes en su estadio y siendo capaces de remontar resultados adversos en la ida en un campo rival, fruto de una “mala noche”. Así fue toda la vida y así seguirá siendo. Valga como referencia esta ronda de octavos de final donde todavía nos quedan dos partidos, uno de ellos de nuestro Barça.

Si el equipo esta noche gana y gana bien, merecerá estar en el grupo de favoritos para estar en la final del Wanda del uno de Junio. Y sino lo hiciera, merecerá formar parte del grupo de los defenestrados en Marzo. Esto es alta competición; no hay terceras oportunidades. Segunda sí, y si es en casa, mejor.