El Barcelona Femenino arrancó la temporada con una majestuosa goleada al CD Tacón, al que venció por 9-1 en un estadio Johan Cruyff abarrotado. Sin embargo, el equipo se relajó en la jornada y no pasó del empate en Vallecas. Por suerte, la reacción no ha podido ser mejor. Otra aplastante victoria contra el máximo rival, el Atlético de Madrid, para ahuyentar los fantasmas. Entre medias, la clasificación para la siguiente ronda de la Champions League tras vencer a la Juventus tanto en la ida como en la vuelta.

Alexia Putellas, una líder de verdad

Durante muchas temporadas se exigió a Alexia que fuese la líder del equipo, pero la jugadora de Mollet del Vallés no mostró la regularidad deseada hasta la pasada temporada, en la que asumió un rol preponderante dentro del equipo. Esta temporada, asentada en su posición de interior izquierda, Alexia ha protagonizado grandes momentos con la camiseta azulgrana, marcando el primer gol en tres de los seis partidos disputados hasta la fecha y contribuyendo con varias asistencias.

¿4-2-3-1 o 4-3-3?

Como apuntábamos en el artículo anterior, Lluis Cortés tiene la difícil tarea de decidir qué esquema se adapta mejor a sus jugadoras. El Barcelona ha trabajado con el 4-3-3 desde tiempos añejos, pero el 4-2-3-1 parece adaptarse mejor a algunas de sus atacantes. Alejar a Jenni Hermoso de una posición referencial en ataque y darle libertad en el puesto de mediapunta, con Oshoala por delante, fue uno de los motivos principales de la goleada conseguida ante el Atlético de Madrid que puso al Barça en cabeza de la clasificación. Sin embargo, el técnico regresó al 4-2-3-1 en el último partido del mes, ante el Sevilla, dejando a Oshoala en el banquillo.

Sandra Paños sigue siendo un seguro

El único motivo de preocupación en el Barcelona es la relajación provocada por sentirse tan superior en ciertos partidos. Lluis Cortés tiene trabajo en el aspecto psicológico, pero pese a ello, el técnico cuenta con una extraordinaria portera bajo los palos, que comete pocos errores y que tiene la habilidad para intervenir de manera decisiva en momentos puntuales de encuentros que parecen plácidos y dominados por las culés. Un seguro de vida.