BARÇA,NECESARIO ENCAJAR MENOS GOLES

Las dos últimas victorias frente al Getafe y el Sevilla dejando la portería a cero no deben esconder el número encajado de goles por el Barcelona en estas primeras ocho jornadas de Liga.

Dentro del comienzo irregular de temporada del Barcelona hoy quiero poner el foco en algunos datos a nivel defensivo que si bien cogidos de forma aislada pueden ser casualidad, a su vez, analizados en conjunto pueden ser significativos e interesante prestar atención al menos en las próximas semanas de competición.

El Barcelona se ha mostrado como un conjunto fiable en casa pero se ha dejado puntos cuando le ha tocado jugar lejos del Camp Nou pero el dato que llama la atención es el número de goles encajado (10) siendo los dos últimos partidos los únicos en los que ha conseguido dejar la portería a cero. Incluyendo los partidos de la Champions tendríamos que añadir un 0-0 en la visita a Dortmund y la victoria frente al Inter pro 2-1 a los resultados en este primer tramo de temporada.

El Barcelona a las ordenes de Valverde durante las dos últimas temporadas se había caracterizado especialmente por una solidez defensiva que ahora mismo no se percibe, quitando de toda culpa a Ter Stegen que está siendo de los pocos jugadores destacados en este inicio de temporada con actuaciones como las de Dortmund o Getafe. En esos partidos sus intervenciones fueron determinantes para el resultado final o sin ir más lejos en el partido de anoche frente al Sevilla en el que una intervencíón suya fue clave para que los de Lopetegui no se adelantasen en el partido.

Si analizamos los goles encajados podemos también poner encima de la mesa dos hechos como son que el Barcelona ha empezado por debajo en el marcado en cuatro (Athletic,Betis,Osasuna y Granada) de los ocho partidos (50%) de Liga, porcentaje que se repite en la Champions con el partido del Inter por un lado y la remontada para finalizar 2-1 y el ya mencionado 0-0 en Dortmund. Este dato ha mejorado con los últimos tres partidos pero la estadística reflejaba un 80 % (4 de 5 partidos) en el inicio de la Liga. A este hecho añadiría que el Barcelona en tres de esos partidos encajó gol en los primeros minutos de partido (en el minuto 2 frente a Granada e Inter y en el minuto 7 el gol de Roberto Torres que abría el marcador frente a Osasuna).

Si bien me parece relevante el hecho de empezar por debajo en el marcador con las consecuencias que ello supone en el sentido de que el rival pueda encerrarse y ser difícil darle la vuelta al marcador, me parece más preocupante la situación de recibir gol en los primeros minutos porque puede ser un síntoma de no salir concentrados a los partidos.

Profundizando en los goles recibidos quiero incidir en algunos en particular por el tipo de fallo y prestar atención de ahora en adelante hasta qué punto se repiten o son frecuentes. En primer lugar los goles de Aduriz frente al Athletic y el primero de Roberto Torres frente a Osasuna llegan después de un centro lateral con el agravante de que frente al Athletic como podemos ver a continuación Dembelé no sigue a su lateral (Capa) en un saque de banda.

El segundo gol de Osasuna llega después de un penalti cometido por Piqué por tocar el balón con la mano, el primero del Granada un error en el pase de Junior y el gol del Inter podemos cuestionar si el comportamiento de Piqué (y la linea defensiva en general) es mejorable al salir a mediocampo y no cortar la jugada.

A mi modo de ver en estos goles podemos hablar de errores individuales que en parte pueden ser debidos a la falta  de concentración. En el caso de los centros laterales puede haber más cuestiones y para futuros goles será interesante fijarse también en el inicio de la jugada y como estaba situado el equipo y la transición defensiva si se produce después de una pérdida.

Ya para finalizar, pongo encima de la mesa otro dato que me ha parecido llamativo y es que con apenas seis partidos de Liga disputados, Gerard Piqué ya hubiera visto 4 tarjetas amarillas. Habría que analizar cada una de ellas pero sin individualizarlo en su rendimiento me parece indicativo de que se está viendo más expuesto de lo habitual (sirva como dato que la pasada temporada en 35 partidos de Liga vio solo 6 tarjetas amarillas).

Eso sí, para finalezar, aunque pueda parecer que este artículo señala en cierto modo a la defensa quiero dejar claro que entiendo que defender mejor y evitar encajar goles debe ser una responsabilidad de todo el equipo y que para que estos números de goles encajados desciendan o el equipo no se vea por debajo en el marcador debe mejorar su comportamiento con balón y dominar más los partidos así como su transición defensiva y evitar fallos de concentración. Hay que ser realistas y pese a las victorias en los dos últimos partidos en casa frente a Inter y Sevilla, ambos equipos sobre todo en la primera parte gozaron de oportunidades para que el resultado fuese otro y solo la efectividad de los azulgrana permitió a los de Valverde solventar los partidos con victoria.