LENGLET,¿DONDE ESTÁ SU TECHO?

En un inicio de temporada en el que el Barcelona se está mostrando algo irregular, Lenglet está siendo de los pocos jugadores que se pueden acercar al notable. Por ello, y porque quizá a veces no se habla de él como merece quiero dedicarle unas líneas.

El francés llegó al Barcelona procedente del Sevilla la temporada pasada después de hacer efectivo el pago de su clausula de 36 millones y si bien al principio pudiera parecer que se hizo con el puesto de central izquierdo gracias a las lesiones de Umtiti, poco a poco se hizo merecedor del mismo por méritos propios y a día de hoy parece gozar de la total confianza del técnico. La pregunta a día de hoy casi debe ser más si el Barcelona debe acudir al mercado (incluso al de invierno) para reforzar la posición que si Umtiti puede discutir la titularidad de Lenglet.

El jugador se ha mostrado seguro en defensa gracias a su colocación y también buen juego aéreo pero quiero destacar su capacidad con balón en los pies lo que favorece al juego azulgrana tanto para iniciar jugando de forma más combinativa como cuando el equipo rival presiona y el pase largo puede ser una buena opción. Lenglet ya ha mostrado como tiene un buen desplazamiento para el cambio de orientación o para filtrar balones a la espalda de la defensa rival. El último gran ejemplo lo encontramos en el pase que sirvió para abrir el marcador frente al Eibar asistiendo a Griezmann.

Pero además de estos aspectos más conocidos, quiero destacar de Lenglet su cabeza bien amueblada y la madurez que se percibe cuando es entrevistado. Se percibe un jugador que ha tenido paciencia y sensatez para llegar a la élite y que a día de hoy sigue teniendo interés por aprender. A Berizzo en el Sevilla le pedía revisar sus actuaciones en video después de cada partido y recientemente ha explicado como “Nada más acabar el partido,los miro y analizo esa misma noche. A veces los miro enteros y si no tengo tengo un montaje de 20 o 25 minutos que he pedido sobre mi partido.”

Además de sus propios partidos también se interesa por los rivales a los que se enfrentará, tal y como explica a continuación, le sirve para tener toda la información posible: “..Entonces miro las cosas que le gustan hacer, miro sus detalles, sus regates, por dónde se mueven, cómo se comportan en determinadas acciones, cuáles son sus piernas favoritas, si encaran hacia dentro o les gusta ir más hacia fuera”

En la misma entrevista concedida a El Periódico, Lenglet explica como esta utilización del video como herramienta es algo que ya tiene como una rutina que le da tranquilidad. “Me da tranquilidad, siempre pido que me hagan vídeos para prepararme bien los partidos. ¿Cuánto duran? Son cinco minutos sobre cada jugador. Siempre lo veo la noche antes del partido. Es mi momento, es cuando pienso lo que puedo hacer luego. Cuando eres jugador no dejas de pensar en lo que puede ocurrir en el campo. Si ocurre esto, ¿qué debo hacer? ¿cómo debo actuar?” explica Lenglet.

Estos son aspectos que aunque quizá no debieran sorprender tanto a primer nivel, a día de hoy creo que no es tan frecuente como lo que muestra el central francés. Esta preocupación e interés muestran un jugador preocupado por mejorar y en una posición como la de central puede tener si cabe más importancia tanto por las consecuencias que puede tener un fallo o un mal partido como por el hecho de conocer lo mejor posible a los rivales.

Este hecho y sus 24 años que hacen de él un central aun con mucha carrera por delante hacen que sea tentador plantearse la pregunta de ¿dónde está el techo de Lenglet? ¿Llegará a poder situarse entre el TOP 3 de los centrales del futbol europeo?