JUVENTUD, DIVINO TESORO

En una temporada que está siendo atípica e irregular en lo deportivo y con mucho ruido institucional una de las notas positivas es la aparición y el rendimiento de jugadores jóvenes como son Araujo y Pedri a los que en menor medida y por distintos motivos se podría también añadir Ansu Fati, De Jong, Dembele y Mingueza.

Con la duda de Mingueza y la incógnita de Dembele por su situación contractual, todos ellos deberían ser jugadores que formasen parte de la plantilla del Barcelona durante los próximos años.

El central uruguayo se ha asentado en el equipo titular siendo pieza clave en la defensa aprovechando la lesión de Piqué. Con tan solo 21 años se está mostrando imponente y dominador en el juego aéreo e inteligente a la hora de aguantar a los delanteros rivales acumulando en el partido de ayer 900 minutos sin ser driblado. A la espera de ver qué sucede cuando vuelva Piqué y si Koeman opta porque hagan pareja con uno de los dos ocupando el lado izquierdo o bien alternan en el lado derecho, lo que está claro es que el Barcelona tiene central para muchos años.

Pedri es otra gran noticia ya que aunque los informes y las expectativas hablaban de su calidad, pocos podían esperar un rendimiento como el que está ofreciendo mostrándose como un jugador técnico pero también capaz de recuperar un importante número de balones. A Koeman hay que reconocerle que apostó por él en todo momento incluso antes de que llegase la lesión de Coutinho. Inicialmente lo pudimos ver en la mediapunta cuando Koeman aun utilizaba el 4-2-3-1 y alguna aparición en las bandas como fue en la visita en Champions al campo de la Juventus. Posteriormente se afianzado como interior izquierdo en el actual 4-3-3.

Recién cumplidos los 18 años la edad no ha sido impedimento para asentarse en el once titular y todo hace pensar tiene un futuro prometedor.

En menor medida que Pedri y Araujo también puede ser importante esta temporada y la confianza de Koeman para jugadores como Ansu Fati, De Jong, Dembelé y Mingueza.

Ansu estaba siendo importante pero una inoportuna lesión lo apartó en el mes de Noviembre. Se espera que vuelva en unas semanas y puede ser pieza determinante en el tramo final de temporada aportando gol y frescura al ataque. Con tan solo 18 años es otro jugador que se espera pueda dar muchas alegrías a la afición azulgrana.

De Jong y Dembelé aunque ya suman 23 años también he querido incluirlos por su rendimiento en las últimas semanas y porque también están llamados a ser importantes en el Barcelona con el matiz contractual de que Dembelé finaliza contrato en el 2022 pero a día de hoy es esperanzador su rendimiento y el jugador ha expresado su intención de continuar. Parece que Koeman esta sacando lo mejor de estos dos jugadores que hasta ahora no habían dado el rendimiento que se esperaba de ellos.

Por último el caso de Mingueza es distinto a los anteriores ya que su nivel es menor a los citados anteriormente y el regreso de Sergi Roberto probablemente le haga perder protagonismo pero quien sabe si podrá ser un jugador al menos en el corto plazo para completar plantilla. De todas maneras es otro caso aunque fuese por necesidad en el que Koeman ha confiado y querría destacar el hecho de que en el último partido frente al Athletic Koeman dio entrada a Sergi Roberto y en lugar de hacerlo por Mingueza en el lateral derecho lo hizo por Pjanic manteniendo al canterano que acabó asistiendo a Griemann en el gol de la victoria.

A principios de Febrero y con opciones en las tres competiciones es precipitado hacer balances ya que los títulos al final pesarán mucho pero salvo catastrofe podrá darse por buena al menos si esta temporada sirve para que estos jugadores se consoliden en el primer equipo y se recuerda como determinante en sus carreras.

En este sentido además puede ser interesante la comparación con la situación actual del Real Madrid para apreciar mejor lo positivo del rendimiento de los jóvenes. Alejado como el Barcelona del Atlético de Madrid en Liga no parece que esta temporada vaya a servirle para realizar una renovación en la plantilla o foguear a los jóvenes con poca confianza por parte de Zidane. Al Barcelona en cambio sí le habrá servido esta temporada en ese sentido.