Dembélé se reivindica

Ousmane Dembélé volvió a ser protagonista allá donde debe serlo, en el campo, y en esta ocasión fue para reivindicar su talento con un eslalon que acabó en un golazo. El delantero francés llegó dos horas tarde al entrenamiento del domingo pasado, tras exhibirse en Cornellà El-Prat con otro gol y una nueva asistencia en la goleada frente al Espanyol (0-4).

El club decidió sancionarle de forma ejemplar – ha trascendido una cifra que supera los 100.000 euros – pero Valverde decidió mantenerle en el once frente al Tottenham y se erigió como el mejor jugador de su equipo. A parte del gol, se mostró participativo, marcó las diferencias en el último tercio del campo y asumió junto a Coutinho el peso ofensivo del encuentro.

Aleñá, un nuevo recurso para Valverde

Tras la lesión que sufrió a principios del verano anterior, el club decidió mantener la ficha del filial a Carles Aleñá para que sumara los minutos que necesitaba para coger el ritmo de competición en Segunda B. El de Argentona no solo completó su recuperación con el Barça B sino que además se erigió como su mejor jugador el tiempo que estuvo allí.

Hace una semana, el club le inscribió con ficha del primer equipo tras la baja administrativa por lesión de Rafinha. Tras la baja de Arthur, Valverde ha incluido a Aleñá en las convocatorias y le ha dado minutos siempre que ha podido. Frente al Tottenham, el centrocampista jugó como titular en detrimento de Denis Suárez y no defraudó.

Partiendo del interior derecho, participó de la elaboración del juego, se asoció con Dembélé y Semedo en ese sector y se atrevió a cambiar de orientación el juego en más de una ocasión. Ya con ficha del primer equipo, Aleñá lo tiene todo para convertirse en un elemento de rotación importante junto a los Rakitić, Arthur y Vidal.

Lenglet de central derecho, ¿una opción de futuro?

Como Chumi no fue inscrito antes de que empezara la fase de grupos de la Liga de Campeones, Valverde no quiso convocar a ningún central del B y alineó a Lenglet y Vermaelen como la pareja titular. Ante la presencia de dos zurdos cerrados, el ‘Txingurri’ quiso apostar por el francés como el central diestro y este dio una buena impresión.

A Lenglet le tocó bailar con la más fea – Harry Kane, que además hacía pareja con el coreano Son –, pero aguantó bien el tipo y mantuvo el temple que ha mostrado durante este curso. Aunque Umtiti ya fue alineado como central diestro en varias ocasiones y dejando un buen sabor de boca, la lesión del segundo obliga a Valverde a buscar soluciones de emergencia y el rendimiento de la pareja inédita formada por Lenglet y Vermaelen dejó un buen sabor de boca.